Movimiento Blockupy bloqueado en Fráncfort | Alemania | DW | 16.05.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Movimiento Blockupy bloqueado en Fráncfort

Ocupar, bloquear, protestar es el lema: la alianza Blockupy se propone (o proponía) tomar Fráncfort del Meno del 16 al 19 de mayo. Pero el ayuntamiento se opone; bancos y almacenes han cerrado sus puertas.

default

La Policía desaloja el campamento del movimiento Blockupy frente al BCE en Fráncfort.

Casi 40 organizaciones, bajo el nombre de Blockupy, han llamado a la movilización del 16 al 19 de mayo en Fráncfort del Meno para protestar contra la política europea en la crisis. Las protestas se dirigen principlamente contra el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y las grandes entidades financieras como el Commerzbank.

A la alianza Blockupy pertenecen la red Attac y la fracción regional del partido Die Linke. Los manifestantes se proponen ocupar las plazas del centro de la ciudad y buena parte de su corazón financiero; hasta el fin de semana se esperan unos 300.000 manifestantes.

Blockupy Protest Frankfurt am Main Occupy Bewegung

Manifestantes reaccionan ante el desalojo.

Pero la ciudad de Fráncfort no está de acuerdo y ha prohibido toda manifestación hasta el viernes. También, como medida preventiva, unos 340 activistas fueron desalojados del campamento frente al BCE, que ocupan desde hace ocho meses. Que la seguridad y el orden públicos se ven amenazados, argumentan las autoridades locales, que cuentan con la asistencia de unas 2.000 personas dispuestas a cometer actos violentos.

Prohibido protestar

Justo en la fecha indicada para el comienzo de la protesta, el Tribunal Administrativo de Hesse confirmó la decisión: todas las acciones del movimiento Blockupy quedan prohibidas hasta el viernes. La manifestación principal, la del sábado, se permitirá si se cumplen ciertos requisitos. Aunque el ayuntamiento habría preferido cancelarla también, los jueces no encontraron justificación para ello.

Según Frauke Distelrath, de la red Attac, la prohibición no se justifica: “Aquí están pintando escenarios de horror. Hablan de un número de manifestantes violentos que es totalmente exagerado. En nuestra alianza hay absoluto consenso en cuanto a la no violencia”.

Para esta activista, crítica de la globalización, tanto la decisión del tribunal como el procedimiento de la Policía local solo alimentan el miedo de la gente. “La ciudad de Fráncfort está haciendo todo para impedir que nuestra idea se ponga en práctica. Producen ellos mismos una situación caótica que luego nos endilgarán a nosotros. En este momento, el barrio de los bancos está bloqueado y nosotros no tenemos nada que ver con ello”, dice Distelrath. Por otro lado, así la activista, está claro que no pueden poner la mano al fuego por todos los manifestantes; no obstante, si las autoridades quisiesen de verdad evitar todo peligro deberían prohibir todos los encuentros masivos, incluyendo partidos de fútbol. Con todo, las organizaciones que componen esta alianza piensan recurrir la decisión del tribunal.

Retiro preventivo

Blockupy Protest Frankfurt am Main Occupy Bewegung

El centro de la ciudad se prepara para el estado de excepción.

Esté o no justificado el temor, la ciudad se prepara para el estado de excepción. En el centro de la ciudad, todo lo que no pueda ser sujetado y asegurado con clavos y tornillos, se guarda. Los almacenes han cerrado sus puertas; también los bancos. El BCE adelantó su junta y solicitó protección policial para sus empleados. Las visitas guiadas por la ciudad han sido canceladas e incluso el tránsito de autobuses y tranvías ha sido disminuido. Como fuere, de las 19 acciones planificadas para este largo fin de semana de la Ascensión, sólo está permitida una. El volante, sin embargo, sigue circulando: “Queremos llevar nuestra protesta contra un régimen que lleva a la necesidad y a la miseria a millones en muchos países de Europa hasta el sitio de donde sale”.

Autor: Günther Birkenstock/Mirra Banchón
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda