1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Motín en centro de detención venezolano

Un motín en el centro de detenciones de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), en Caracas, dejó un recluso muerto y varios heridos, informaron las autoridades venezolanas.

default

Los amotinados pidieron el traslado de la mitad de ellos a penales con mejores condiciones carcelarias.

Los detenidos tomaron el control del edificio donde funciona la comandancia de la policía, en Catia, un populoso barrio del oeste de Caracas, y retuvieron a dos agentes como rehenes, mientras exigían atención a sus protestas por el hacinamiento en el lugar y retrasos en sus procesos judiciales.

Los amotinados pidieron el traslado de la mitad de ellos a penales con mejores condiciones carcelarias, pues este tiene una capacidad para 100 personas y hay 170 detenidos. El recinto es utilizado para arrestos breves. Además, exigían la presencia de la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, al tiempo que sus familiares los apoyaron desde afuera obstaculizando la circulación de automóviles en calles cercanas para llamar la atención.

Situación "controlada"

Los internos escaparon de sus celdas la noche del domingo (26.04.2015), tomaron rehenes y subieron a la azotea del edificio, según confirmó el jefe de la Policía Nacional, general Juan Romero. La prensa difundió fotografías de uno de los uniformados retenidos cuando los presos con sus rostros cubiertos amenazaban con lanzarlo al vacío. Otro rehén fue golpeado y luego liberado.

La agencia española de noticias Efe habló telefónicamente con el aparente líder del motín, que se identificó como Francesco Torti, quien dijo que las autoridades ofrecieron transferir solo a diez de los reclusos. Torti aceptó que el policía retenido también hablara por teléfono con Efe y este, quien se identificó como el oficial Alexander Palencia, aseguró que los reclusos solo portaban armas blancas y ninguno ha exhibido armas de fuego, pero que lo habían amenazado con arrojarlo desde la azotea del recinto policial y temía por su vida, porque los amotinados "están dispuestos a todo si no se cumple" con lo que solicitan.

El general Romero, más tarde, confirmó la muerte de uno de los amotinados, el cual aparentemente fue herido con arma blanca y golpeado. Sin embargo, afirmó que la situación fue controlada.

RML (dpa, efe)