1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Moscú y Washington: Geopolítica a la antigua

¿Washington y Moscú, frente a frente como en los viejos tiempos? Los editoriales de la prensa europea analizan lasa consecuencias de la guerra de Goergia, y dan como ganador a Putin.

default

Bush y Putin: amistad resquebrajada.

Tagesspiegel, de Berlín: “El presidente Bush había alimentado en Tiflis, ante miles de personas, la esperanza de que Estados Unidos se mantendría al lado de Georgia pasase lo que pasare. Hasta hace poco hubo maniobras militares conjuntas, numerosos asesores militares y suministro de armas. Todo eso indujo al americanófilo presidente Saakashvili a cometer peligrosísimos errores de cálculo. Y Estados Unidos no pudo detenerlo. Eso pone en la mira a la secretaria de Estado, Condoleezza Rice. Si Bush es el peor presidente de todos los tiempos, ¿qué es entonces Rice? Una experta en la antigua Unión Soviética, se dice. Pero de eso no se ha visto ni oído nada. No hay estrategia. Y eso es dramático. Medio Oriente, Cercano Oriente, esta región... con nada ha podido lucirse Rice. ¿Qué busca Estados Unidos a miles de kilómetros de su territorio cuando se involucra de la forma en que lo ha hecho en Georgia? Influencia, ciertamente, pero para qué. ¿Sólo para hacer negocios?”

Rusia a la ofensiva

La Repubblica, de Roma: “Si no existiera el presidente georgiano, Mijail Saakashvili, Vladimir Putin habría tenido que inventarlo. Tal parece que el patrón ruso no daba crédito a sus oídos en las primeras horas de la guerra. Saakashvili, catalogado de archienemigo, cayó con los dos pies en la trampa y desafió a Rusia en el terreno militar. Putin no sólo recuperó el control de la disputada Osetia del Sur en pocos días, sino que amenaza también con reducir a Georgia a un tamaño virtual. Pero, por sobre todo, Putin impartió una lección clara a Estados Unidos. Por primea vez desde el desplome de la Unión Soviética, el imperio ruso está a la ofensiva. La guerra de Georgia no sólo tiene extraordinarias consecuencias regionales para Moscú sino que contribuye también a una redistribución global de las fuerzas que parecían ya cimentadas desde el término del siglo XX.”

El retorno de la guerra fría

Le Monde, de París: “Georgia paga ahora por el desmembramiento del imperio soviético a comienzos de la década del 90. Para justificar la operación militar contra Tiflis, Vladimir Putin acusó a Occidente, y en particular a Estados Unidos, de haber vuelto a la Guerra Fría. Pero hoy no se trata de mantener un equilibrio de fuerzas como base de las relaciones entre dos bloques; hoy presenciamos el regreso a una política de cañones para imponer a un país pequeño la voluntad de un vecino más fuerte. En el Cáucaso lo que está en juego es el derecho a la autodeterminación de los pueblos, aunque tengan la mala suerte de vivir junto a un poderoso vecino”.

Los intereses rusos

Neue Zürcher Zeitung, de Zúrich: “Junto a los aplausos del bando gubernamental para la misión mediadora del presidente Sarkozy en el conflicto de Georgia se registra en Francia también algo de crítica por la falta de firmeza ante Rusia. El plan de seis puntos se basa principalmente en las demandas rusas y puede ser interpretado a favor de Moscú al antojo de Putin. En la conferencia de prensa ofrecida en Moscú con el vocero de Putin, Medvedev, Sarkozy calificó de normal que Rusia busque también velar por los intereses de los rusos más allá sus fronteras. Esta constatación parece acercarse inquietantemente al reconocimiento de la doctrina rusa de los ‘intereses especiales en el exterior cercano’. A diferencia lo ocurrido en los tres países bálticos, así como en Polonia y Ucrania, en Francia no se registró sin embargo ninguna consternación por esta causa”.