1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Moscú y Bruselas: ¿En un callejón sin salida?

Con cada día que transcurre en la guerra en el Este de Ucrania empeoran las relaciones entre Rusia y la Unión Europea. ¿Qué podría mejorar las relaciones?

Víctimas de la violencia en la Plaza Maidán de Kiev, Ucrania.

Víctimas de la violencia en la Plaza Maidán de Kiev, Ucrania.

El baño de sangre en el Este de Ucrania continúa. Y con cada ataque las relaciones entre Bruselas y Moscú son cada vez más tensas, como con el último bombardeo de una zona residencial en Mariúpol.

Sanciones económicas, inculpaciones mutuas y contactos políticos prácticamente congelados son señales claras de la crisis. Las relaciones entre Rusia y la Unión Europea empezaron a deteriorarse dramáticamente desde la anexión de la península de Crimea por Rusia. Lo mismo vale para Moscú y Berlín.

El Kremlin dio un giro total a su política exterior", dice Joachim Krause, del Instituto de Estudios de Seguridad de la Universidad de Kiel, sobre la crisis entre la UE, Moscú y Ucrania. “La intromisión de Rusia en los asuntos de sus países vecinos, como Ucrania, y la modernización de su aparato militar lo confirman”, asegura Krause.

Según este experto, el cambio en la política exterior de Rusia hacia Occidente se puede resumir bajo la consigna de "cancelar la sociedad de cooperación en aras de ejercer una rivalidad estratégica". Para Moscú, "Occidente es un débil grupillo de Estados con múltiples centros, que además, pierde peso en comparación con los países BRIC: Brasil, Rusia, India y China". Por lo tanto, “en el Kremlin hay círculos que piensan que Moscú ya no debe orientarse por el orden mundial conocido, sino que cada uno debe hacer lo que pueda", asegura.

Esta ruptura estratégica en Rusia, según Krause, no ha sido todavía suficientemente analizada en Alemania. "En Berlín se sigue hablando de reducir la escalada del conflicto o de que se debe aumentar la confianza entre las partes. Pero ¿cómo fomentar la confianza en un gobierno que sigue mintiendo a Occidente sobre Ucrania?".

Principios europeos en entredicho

Conversaciones de paz entre Moscú, Kiev, Berlín y París, la semana pasada.

Conversaciones de paz entre Moscú, Kiev, Berlín y París, la semana pasada.

Una arquitectura de seguridad no tendría éxito en Europa sin Rusia, opina, por su parte, Alexander Graf Lambsdorff (FDP), exdirector de la Oficina de Relaciones Exteriores de Alemania con Rusia, hoy vicepresidente del Parlamento Europeo. Por lo mismo, prosigue Lambsdorff, la política de Alemania frente a Rusia es correcta: Berlín no acepta la conducta de Moscú en Ucrania, pero sigue estando dispuesto a dialogar. A pesar de que Rusia se ha acogido la Carta de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) no es claro por qué razones – y bajo cuáles reglas - quiere reemplazar los principios de integridad territorial y soberanía de los Estados europeos”.

En contacto directo

Políticos alemanes también observan con preocupación los acontecimientos políticos internos en Rusia. El acoso de activistas de derechos humanos, minorías y disidentes aumenta. La protección del individuo por el derecho tiene que volver a ser garantizada en Rusia para poder recuperar la confianza en Moscú, advierte Ruprecht Polenz, de la Asociación Alemana de Estudios de Europa del Este. Al mismo tiempo, el político cristianodemócrata y expresidente del Comité de Asuntos Exteriores del Bundestag pide no reducir la complejidad de las relaciones con Rusia al conflicto en Ucrania”.