1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Morosidad en pagos de créditos: ¿nuevo fantasma de la crisis?

En Alemania, 1,2 millones de hogares en riesgo de no poder hacer frente a sus pagos en breve. El desempleo, la principal causa. La morosidad en pagos de créditos, se dice ya, puede ser la próxima pesadilla financiera.

default

Tres millones de familias alemanas ya no llegan a fin de mes.

La crisis financiera internacional ha golpeado duramente los cimientos del sistema bancario. Prueba de ello son las gigantescas ayudas estatales a las entidades en aprietos. Pero ya se menciona otro aspecto que podría desatar una nueva oleada recesiva: la falta de capacidad de las personas para pagar créditos adquiridos.

¿Qué hay de la anónima lucha de los millones y millones de ciudadanos que deben apurar al máximo sus recursos para llegar a fin de mes? El panorama no pinta nada bien, de acuerdo con cifras dadas a conocer este martes en Berlín. Y lo peor aún podría estár por llegar.

Incluso en países como Alemania, verse en dificultades económicas no es una rara excepción. Según datos de la Oficina Federal de Estadísticas germana, uno de cada doce hogares del país está sobreendeudado. Es decir, en total 3 millones de familias que no están en disposición de hacer frente a sus compromisos de pago con los ingresos de los que disponen.

En los próximos meses, la cifra podría dispararse dramáticamente en 1,2 millones de hogares adicionales. Según el portavoz de la Asociación de Asesores de Morosos de Alemania, Marius Stark, se trata de un grupo de personas para las cuales "un defecto en la lavadora o que siga aumentando el precio de la energía podría suponer su colapso financiero".

Más deudas y menos seguridad en el trabajo

El motivo hay que buscarlo en la débil coyuntura económica, que provocará que muchos hogares no puedan pagar las deudas contraídas, especialmente en forma de créditos para la compra de viviendas o vehículos.

Los expertos advierten, además, que el mercado laboral no es tan sólido como en épocas anteriores, y que buena parte de las empleados trabajan a tiempo parcial o bien con contratos temporales y que, en caso de crisis, están más expuestos a quedarse en el paro.

No hay que olvidar, además, que la falta de trabajo es la primera causa que conduce al sobreendeudamiento. En concreto, el 30 por ciento de los afectados en Alemania llegaron a esa situación después de perder su empleo. La separación, divorcio o muerte del cónyuge (14 por ciento), además de las enfermedades y los accidentes (10 por ciento), son las otras principales causas de la quiebra económica de las familias.

Se dobló el número de hogares sobreendeudados

La estadística no deja lugar a dudas: desde 1990, el número de hogares sobreendeudados se dobló en Alemania. Una tendencia que, además, no distingue entre capas sociales. Las circunstancias para verse en tal situación son variopintas, y no siempre previsibles.

En los próximos meses, algunos de los candidatos a engrosar la lista de sobreendeudados serán, por ejemplo, empleados de banca de perfil bajo que se hayan quedado sin trabajo o personas que hayan perdido dinero a causa de malos consejos de inversión. Eso sí, la mitad de las personas con problemas de sobreendeudamiento disponen de ingresos inferiores a 900 euros netos mensuales.

En solitario, mucho más difícil

Está claro que hacer frente a las dificultades en solitario es mucho más complicado. Según las estadísticas, el 44 por ciento de los hogares que no pueden hacer frente a los pagos los constituyen una sola persona, un porcentaje muy por encima de su peso relativo en la sociedad alemana. En muchos casos, se trata de personas que no pudieron afrontar sus pagos después de separarse de su pareja.

También las mujeres que llevan adelante la maternidad en solitario afrontan mayores dificultades. Un 14 por ciento de las personas que acuden a un asesor de morosos se encuentran en ese caso, el doble del porcentaje real que representan en el conjunto de la sociedad germana. Y, lo que es peor, en el 40 por ciento de los hogares con problemas de sobreendeudamiento hay niños.

Declararse insolvente, una posibilidad en Alemania

Sea como sea, al menos los consumidores alemanes disponen desde 1999 de la posibilidad de declararse en bancarrota. Desde entonces, alrededor de medio millón de personas se acogieron a esta práctica. Se trata del "Insolvenzverfahren" o procedimiento de insolvencia. A él se llega solamente cuando deudor y acreedores no han podido llegar a un acuerdo amistoso con anterioridad.

Entonces, el deudor presenta la solicitud ante el tribunal pertinente acreditando los motivos por los cuales fue inviable llegar a un acuerdo extrajudicial, detalles sobre los ingresos disponibles, un registro de las exigencias de los acreedores, además de una petición para la denominada "Restchuldbefreiung", la "liberación de la deuda restante". El proceso se alarga durante seis años y, si finaliza con éxito, acaba con el deudor eximido de abonar el resto de la deuda.

Un procedimiento al cual en Alemania se acogieron en los últimos nueve años medio millón de personas pero que, a tenor de los datos de 2008, comienza a ir a la baja. Se espera que a finales de año se hayan acogido a la bancarrota para consumidores 97.000 personas, ante las 105.000 de 2007.

DW recomienda