1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Mont Blanc: ocho alpinistas muertos

La cumbre más alta de los Alpes fue escenario del accidente más grave ocurrido este año en los Alpes y resalta aún más los peligros de este deporte para los aficionados. Esta vez mueren cinco austríacos y tres suizos.

default

Mont Blanc - Desde principios del verano de este año han muerto 30 personas en los Alpes franceses

El montañismo vuelve a estar de luto. Ocho alpinistas murieron a 3.600 metros de altura cuando se soltó un bloque de hielo de la montaña Mont Blanc ocasionando una avalancha. El portavoz de la policía del departamento de Haute-Savoie, Regis Lavergne, aclaró que las condiciones del tiempo la noche anterior al suceso habían sido ‘excelentes’. Adicionalmente comenta que los alpinistas podrían haber sido arrastrados entre 1.000 y 1.500 metros pendiente abajo. Otros ocho deportistas, tres italianos y cinco franceses que también estaban presentes, sufrieron heridas leves en el alud.

Los grupos de rescate encontraron solamente dos mochilas, un zapato y un aparato de alarma de avalanchas. “Es imposible que alguien haya sobrevivido”, según indicó la ministra francesa del Interior, Michèle Alliot-Marie, refiriéndose a los austríacos y suizos, en una visita a la región de Chamonix, en donde queda el Mont Blanc. Desde principios del verano de este año han muerto 30 personas en los Alpes franceses.

Existen dos tipos de protecciones para evitar aludes, las permanentes y las temporales. Entre las permanentes están la construcción de terrazas en las montañas, canales para guiar las avalanchas y bosques que las frenen. Entre las medidas temporales están la creación artificial de avalanchas y servicios de advertencia.

Mala preparación y falta de regulación

El Mont-Blanc, que la página oficial de la región de Chamonix en Francia define como el ‘techo de Europa’, atrae a miles de alpinistas anualmente. De forma muy sutil, se le advierte al lector de la página sobre las dificultades de esta montaña, pero sobre todo se recomienda la presencia de un guía al momento del ascenso.

Durante el verano de 2006 hubo entre 300 y 400 excursiones. En el 80 % de ellas tuvieron que intervenir los encargados de la seguridad, debido a la mala preparación física o a la falta de aclimatación por parte de los deportistas. Adicionalmente los cambios climáticos bruscos crean situaciones peligrosas.

El trabajo de los grupos de vigilancia consiste en determinar las diferentes escalas de riesgos que existen. Chamionarde, la organización encargada del control y vigilancia de la región de Chamonix, no registró ningún indicio que podría haber sido útil para salvaguardar a los excursionistas. No se pudo salvar a los montañistas debido a lo imprevisto de la situación.

DW recomienda