1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Elecciones 2016

Monitoreo electoral, de Kenia para EE. UU.

Los ciudadanos de EE. UU. pueden denunciar irregularidades en las elecciones a través de una página web creada por programadores kenianos, cuyo software es a prueba de crisis.

Durante las elecciones en Kenia, en 2007, hubo problemas técnicos y no se pudo finalizar el recuento de votos. Entonces se produjeron protestas callejeras y enfrentamientos violentos entre bandas de diferentes grupos étnicos. Según observadores, cerca de 1.000 personas perdieron la vida. Ese fue el momento estelar de un grupo de programadores kenianos, quienes desarrollaron la plataforma de internet Ushahidi, que permitió a ciudadanos en todo el país denunciar hechos de violencia.

Ushahidi, que significa "Testimonio”, es el origen del Crowdmapping, una herramienta online que permite crear mapas para visualizar datos y pueden mostrar la evolución cronológica de esos datos. De ese modo, se produce un cuadro espacio-temporal muy útil. Poco después de la creación de Ushahidi, ese programa abierto se empezó a usar en Sudáfrica para denunciar casos de violencia racista. En varios países de la región, los usuarios pueden informar, por ejemplo, que se les acaban los medicamentos. En 2010, Ushahidi se empleó en los terremotos en Haití y Chile para localizar las zonas destruidas y el grado de peligro para las personas. También se utilizó durante la explosión de la plataforma petrolera Deepwater Horizon. Hasta el momento, los creadores de Ushahidi han ganado varios premios, entre ellos, el premio internacional "The Bobs”, de Deutsche Welle, a las mejores propuestas digitales.


Juliana Rotich, directora de Ushahidi.

Juliana Rotich, directora de Ushahidi.

El modelo keniano en EE. UU.

Con la página web USA Election Monitor, los programadores de Ushahidi ofrecen ahora también a los estadounidenses la posibilidad de reportar irregularidades durante las elecciones en su país. Si se acaban las boletas, o si las personas con discapacidades no tienen acceso a las urnas, e incluso si todo marcha a las mil maravillas, los ciudadanos pueden ingresar esas informaciones a través de la plataforma, que las reúne y brinda un panorama general de los comicios.

"En realidad, espero que cuando el miércoles (9.11.2016) veamos los resultados, un 99,9 por ciento de la gente haya reportado que todo salió bien", dijo Nat Manning, jefe operador de Ushahidi, desde San Francisco, California, a DW. Además, añadió que "está seguro de que esa plataforma puede aportar algo", aun cuando haya un seguimiento en detalle de las elecciones por parte de observadores independientes en los diferentes Estados. "Ushahidi le permite participar al ciudadano común. De ese modo hay muchos más ojos observando lo que sucede. Y sobre todo brinda una sensación de transparencia”, señaló Manning.

¿Fraude electoral en EE. UU.?

Donald Trump insinuó que los comicios estadounidenses podrían ser manipulados, en una jugada contra su rival, Hillary Clinton, y proclamó repetidas veces que la candidata demócrata debería ir a la cárcel, y no a la Casa Blanca. Sin embargo, hasta ahora apenas hay indicios de que las elecciones puedan ser fraudulentas. Un estudio estima que entre 2000 y 2014, solo hubo 31 casos de fraude entre mil millones de votos. Esa discrepancia entre hechos comprobables y la desconfianza que esos dichos generaron en el seno de la sociedad fue lo que impulsó a los creadores de Ushahidi a colaborar para que hubiera la mayor transparencia posible, sin importar cuál sea el resultado de la votación. "No podíamos quedarnos de brazos cruzados y ver cómo la gente crea dudas infundadas sobre algo tan importante como estas elecciones”, resume Manning.

Malte Rohwer-Kahlmann (CP/ PK)

DW recomienda