1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Modisto Karl Lagerfeld explica por qué evita salir a la calle

El modisto alemán Karl Lagerfeld evita salir a la calle por temor a ser perseguido por la gente con sus teléfonos móviles y sus cámaras, según contó en una entrevista que publica este sábado (30.05.2015) el semanario alemán Der Spiegel. “He conseguido que mi silueta caricaturesca sea conocida en todo el mundo. En París no sólo me las tengo que ver con alemanes o franceses, sino también con estadounidenses y japoneses; todos están detrás de mí, es absolutamente ridículo”, se quejó el diseñador, quien hace 15 años solía dar vueltas por París durante horas con una cámara en la mano.

“Todos quieren una selfie. Pero no tengo ganas de salir en fotos con gente que no conozco”, argumentó Lagerfeld, y agregó que no echa en falta el contacto con la realidad. “La idea de la realidad es más estimulante que la realidad misma. Mi vida consiste en idealizar, embellecer, glorificar la realidad”.

El modisto, que diseña desde 1965 para Fendi y 1983 para Chanel, reveló que sigue dibujando a mano sus creaciones, algo que la mayoría de sus colegas ha dejado de hacer. “La mayor parte, el 99 por ciento, aterriza en la papelera. Pero lo que queda es llevado a la práctica tal y como lo diseñé (...) Y en la primera prueba queda casi perfecto”.

Además de coleccionar libros -tiene unos 300.000-, Lagerfeld se enloquece con lo todo lo último en materia de tecnología. “Tengo el primer iwatch de oro. Sólo lo tienen tres personas en el mundo: la directora de la Vogue de Estados Unidos, Anna Wintour, Beyoncé y yo”. “He comprado por lo menos 40 iwatches y se los he regalado a mis colaboradores, pero naturalmente no en la versión de oro”, prosiguió.

Lagerfeld, quien este año cumplirá 80 años, asegura que no piensa en la muerte. “Oh, no, no soy inmortal (...) Es muy simple. Mi vida empieza conmigo y acaba conmigo”, sentenció. El modisto dijo que tiene listo un testamento, pero que lo cambia a menudo. “Una mirada torcida de alguien y lo tacho; así no recibe nada”, se sinceró. “Para mí es importante que la gente que trabajó una vida entera conmigo no tenga que trabajar con nadie más. Quiero que no necesiten hacerlo, me parece desagradable, también para mí”. (dpa)