1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los expertos opinan

Miopía: ¿Una cuestión de educación?

A nivel mundial aumenta el número de miopes. ¿Esforzamos demasiado nuestros ojos para focalizar de cerca, sobre todo ante el computador o el celular inteligente? Hablamos con el doctor Frank Schaeffel sobre las causas.

DW: ¿A qué se debe que cada vez haya más gente con miopía en el mundo?
Dr. Frank Schaeffel: La miopía es ciertamente una cuestión de educación. Es uno de los resultados de las investigaciones común a todos los estudios realizados. La miopía está relacionada con la permanencia frecuente en lugares de escasa luz, como oficinas y espacios cerrados, y una deficiente exposición al aire libre, a la luz del sol. La miopía surge también cuando los ojos deben focalizar permanentemente algo muy cerca. Cuando se lee mucho, tarde o temprano surge la miopía; incluso cuando los padres no lo son. Ya que la educación ganó en significado tras la guerra y la formación adquirió un significado cada vez mayor, también ha aumentado la miopía. Mi suposición se basa en que ya en 1860 se observaron en Alemania tasas de miopía tan elevadas.

¿A que se debe que en Asia sea tan elevado el número de miopes entre la gente joven?
En Asia la educación es especialmente intensa. Los niños tienen que pasar a partir de los tres años todo el día en el interior de la guardería y además tienen que aprender a leer pronto. La competencia es allí además mucho mayor. Y los niños casi no salen a la calle. Acabo de recibir nuevos datos de Singapur que revelan que los niños no están a la luz del día antes de la edad escolar más de 20 minutos diarios. En el interior se ven sometidos permanentemente a una iluminación insuficiente. Se está actuando ahora en contra y para que eso cambie. Estos son los dos problemas fundamentales que explican las altas tasas de miopía. Se ve permanentemente a gente joven ocupada con sus celulares inteligentes.

¿Qué significa eso a largo plazo para sus ojos?
No está demostrado aún realmente que los celulares inteligentes fomenten la miopía. Seguro que exigen un mayor esfuerzo para ver de cerca, pero también se mira lejos, como en la parada de autobús. No es de esperar que un libro tenga efectos distintos que un computador, pero siempre hay que contar con sorpresas. Asistí recientemente a la 15ª Conferencia Internacional de Miopía en China, donde solo se abordó este problema. Allí se explicó que la luz azul provoca miopía en dos tipos de monos, aunque se esperaba el efecto contrario. Todavía se sabe poco al respecto y por eso hay que ser cautos hasta que no haya datos sobre los efectos de la luz de las pantallas sobre la miopía.

¿Qué se sabe hoy sobre los orígenes de la miopía?
Ya se sabe mucho sobre las causas de la miopía, aunque no todo está científicamente demostrado. No se trata de activar o desactivar un gen para sufrir o no de miopía. Eso se pensaba antes. La miopía es tan compleja como el cáncer, el Alzheimer, el Parkinson u otras enfermedades complejas muy extendidas, porque la acción recíproca del medio ambiente y los genes es especialmente pronunciada. Entre tanto se conocen unos 40 genes que pueden predecir una miopía, pero faltan muchos otros. Lo que sabemos hasta ahora no protege de la miopía. Además, en la actualidad la mayoría de los casos de miopía no tiene causas genéticas, sino medioambientales, relacionadas con la iluminación exterior.

Entonces, ¿se puede prevenir la miopía?
Sí, se ha comprobado que si los niños, antes de ser escolarizados, pasan tiempo suficiente al aire libre, se puede minimizar claramente la frecuencia de la miopía en edades posteriores. En Taiwán es donde mas avanzados están. Un decreto del ministerio de Educación del año 2012, que ordena un mínimo de 120 minutos al día de actividad en exterior, ha logrado éxitos entre los niños de primer grado. En Singapur algunos niños llevan una especie de reloj que indica la intensidad de la luz y cuanto tiempo se ha estado al aire libre. Algo que se recomienda en Taiwán es mirar al menos diez minutos hacia la lejanía tras trabajar 30 minutos con la vista concentrada de cerca.

¿Hay nuevas terapias contra la miopía en el futuro?
Los principales esfuerzos se dirigen a minimizar lo más posible la progresión de la miopía en la época escolar. Además, ahora hay nuevos cristales para lentes. Con esos cristales es posible mitigar la miopía. Puede decirse que se alcanza una inhibición del 30 al 40 por ciento. Otra posibilidad actual para inhibir el desarrollo de la miopía es la aplicación en muy bajas concentraciones de atropina (0,01%), una sustancia activa de la belladona que ralentiza la progresión de la miopía en niños y que tiene muy pocos efectos secundarios.

Mucha gente piensa que unos lentes empeoran la capacidad de visión y tratan de prescindir de ellos lo más posible ¿Tiene justificación ese prejuicio?
Antes lo habría suscrito Si se pusiese lentes a los animales, estos se volverían hipermétropes. Sería una corrección por la que el ojo se vuelve miope de manera artificial. Con las personas no funciona. Por regla general no puede decirse que ponerse o no unos lentes influya en la progresión de la miopía. Lo mismo sucede con una corrección a la baja, mediante la que, con el uso de unos lentes más débiles, se querría frenar la progresión del defecto visual. Esto lo habría suscrito ante los resultados de experimentos con animales, pero los datos obtenidos con niños no son tan convincentes. En estudios en los que el paciente usaba lentes corregidas a la baja en 0,75 dioptrías, la miopía incluso progresaba aún más que en grupos comparativos con una corrección total. De ello se deduce que la renuncia a un tratamiento contra la miopía no conlleva una mejora. Aunque aún queda mucho por investigar en este terreno.

Hay noticias frecuentes sobre la posibilidad de mejorar la visión con un entrenamiento especial de los ojos. ¿Es eso cierto?
No comparto esta opinión, la miopía no puede desaparecer a causa de un entrenamiento ocular. Pero lo que sí puede entrenarse es a ver mejor cuando se sufre de mala visión. Hay programas de entrenamiento con el computador. Gracias a ellos nuestro sistema visual puede incrementar su sensibilidad con poca información. Se puede entrenar, aunque no supone una mejoría óptica. El ojo no se hace menos miope, sino que el cerebro se adapta mejor a tener menos información.

El catedrático Frank Schaeffel es director del departamento de Neurobiología del Ojo en la Universidad y Clínica Óptica de Tubinga e investiga las causas de la miopía.

http://www.eye-tuebingen.de/schaeffel/

DW recomienda