1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Minuto de silencio en Noruega

Noruega recordó con un minuto de silencio en todo el país a las víctimas del atentado doble perpetrado por un radical de derechas el viernes.

La familia real noruega y el primer ministro Jens Stoltenberg, rinden homenaje a las víctimas.

La familia real noruega y el primer ministro Jens Stoltenberg rinden homenaje a las víctimas.

"Declaro un minuto de silencio nacional como homenaje a las víctimas de los edificios gubernamentales de Oslo y de Utøya", dijo el primer ministro, Jens Stoltenberg, en el aula de la universidad de la capital noruega. Los casi cinco millones de noruegos participaron en todo el país en el acto de homenaje, durante el cual se detuvieron todos los trenes en Oslo también se paró el tráfico rodado.

Miembros de la familia real fueron después los primeros en firmar el libro de condolencias. Miles de personas se dieron cita delante de la universidad pese al tiempo lluvioso. Otros miles de ciudadanos se reunieron asimismo delante de la catedral, rodeada por un mar de flores. En los vecinos países escandinavos también hubo un minuto de silencio en memoria de las víctimas.

Policía rechaza críticas de retraso

Se estima que al menos 93 personas murieron el viernes en la masacre en Utøya y y tras la explosión de la bomba en Oslo, aunque la policía habló hoy de un número de víctimas posiblemente menor.

El jefe de la policía de Oslo, Anstein Gjengedal, rechazó por su parte acusaciones de que las fuerzas de seguridad reaccionaron muy tarde a la masacre perpetrada el viernes en la isla de Utøya.

La unidad antiterrorista "Delta", dijo Gjengedal en el canal de televisión NRK, fue puesta en marcha inmediatamente tras la primera llamada de emergencia y pese a la explosión previa en el barrio gubernamental. "Estuvimos rápido ahí", aseguró.

El radical Anders Behring Breivik tuvo hasta una hora de tiempo para atacar a decenas de jóvenes del partido socialdemócrata antes de ser detenido. Las unidades de élite de la policía llegaron luego en vehículos de Oslo, a unos 45 kilómetros de distancia. (dpa)

DW recomienda