1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Ministro argentino: fallo de Griesa es “insólito e incumplible”

En reunión con funcionarios de Unasur, el titular de Economía, Áxel Kicillof, dijo que Argentina desea pagar sus deudas, pero en condiciones justas.

El ministro de Economía de Argentina, Áxel Kicillof, calificó este viernes (25.07.2014) de “insólito e incumplible” el fallo del juez neoyorkino Thomas Griesa, quien condenó al país sudamericano a cancelar 1.300 millones de dólares más intereses a los inversores de holdouts que se negaron a negociar la deuda y que tienen en sus carteras bonos incumplidos tras la masiva cesación de pagos de Buenos Aires en el 2002.

Kicillof dijo, durante una reunión con funcionarios de Unasur, que la medida de Griesa puede generar a Argentina demandas por hasta 400.000 millones de dólares de parte de los acreedores que sí aceptaron reestructurar sus títulos a cambio de recibir un pago menor del original, y que ahora podrían exigir el pago completo, como están exigiendo los famosos “fondos buitre” que no renegociaron.

Argentina depositó el pago acordado a quienes negociaron. Sin embargo, el juez Griesa bloqueó esos fondos hasta que no se pague también a quienes no negociaron, dejando a Argentina al borde del default. “(Los holdouts) consiguieron ahora un fallo inédito. Díganme si eso no es una extorsión judicial contra cualquier proceso de reestructuración de deuda soberana. El fallo no tiene sentido económico”, afirmó Kicillof en un discurso ante el Consejo de Finanzas de Unasur.

Reuniones sin resultados

El ministro aclaró que su país está dispuesto a negociar, pero en condiciones justas y mientras se permita el pago ya girado a quienes negociaron. Precisamente este viernes los representantes de Argentina se reunieron con Daniel Pollack, el mediador nombrado por el juez Griesa para que se alcanzara un acuerdo entre el país sudamericano y los acreedores. Sin embargo, la delegación argentina apenas estuvo una hora con Pollack, aumentando los temores de que el gobierno de Cristina Fernández no llegará a un acuerdo antes del 30 de julio, fecha límite para no caer en cesación de pagos.

Un nuevo default sería un duro golpe para la tercera mayor economía latinoamericana, que necesita recuperar la confianza de los inversores para salir de la recesión en la que se hundió por la alta inflación, una caída del consumo doméstico y el derrumbe de su producción industrial. El mediador judicial Daniel Pollack dijo a la agencia Reuters que los encuentros en Nueva York podrían retomarse el fin de semana. Kicillof recalcó que Argentina “cumplió con sus obligaciones y lo va a seguir haciendo”.

DZC (Reuters, EFE)