Miles protestan en Hong Kong contra intromisión china | El Mundo | DW | 06.11.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Miles protestan en Hong Kong contra intromisión china

La manifestación derivó en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Pekín pretende expulsar del Parlamento hongkonés a dos diputados independentistas.

Nuevamente la intervención de Pekín en asuntos políticos de Hong Kong provoca tensiones y protestas en la antigua colonia británica. Este domingo (06.11.2016), miles de ciudadanos salieron a las calles para expresar su rechazo a la amenaza lanzada desde China contra dos diputados que, al momento de jurar en sus cargos tras haber sido elegidos el pasado 3 de septiembre, presentaron una pancarta que decía "Hong Kong no es China”.

El Comité permanente del Congreso Popular en Pekín analizaba este domingo el tema y pidió a las autoridades de Hong Kong intervenir para controlar a las fuerzas independentistas, argumentando que estos diputados "son un peligro para la soberanía nacional y la seguridad”. Se teme que ambos diputados sean expulsados del Parlamento hongkonés, una decisión que tomarán las autoridades de Pekín previsiblemente este lunes.

Esto provocó las manifestaciones, convocadas por la agrupación política localista Youngspiration, a la que pertenecen los jóvenes legisladores cuestionados, Sixtus Baggio Leung Chung-hang y Yau Wai-ching. Ambos fueron descalificados para jurar el pasado 12 de octubre, tras el uso de la bandera antes mencionada, además de lanzar insultos y usar un lenguaje despectivo a China en su primer intento de toma de posesión.

Choques con la Policía

Las protestas se convirtieron en enfrentamientos con la Policía cuando los agentes hicieron uso de gas pimienta para tratar de contener una marea de manifestantes, 13 mil según los organizadores, que se dirigía a la oficina de representación del Gobierno chino en Hong Kong, una vez terminada la convocatoria original. De vuelta, la multitud agredió a las fuerzas de seguridad lanzando botellas de plástico.

Luego, los manifestantes, que piden la dimisión del jefe de Gobierno de Hong Kong por considerarlo demasiado entregado a los designios chinos, se atrincheraron en las inmediaciones de la oficina china, lo que obligó a cortar el tráfico. Desde la devolución de la antigua colonia británica a China en 1997, donde viven más de siete millones de personas, la ciudad portuaria pasó a soberanía china, aunque bajo una administración especial.

DZC (EFE, dpa)

DW recomienda