1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Miles marchan en Berlín contra política de refugiados

Unos 5.000 manifestantes, según la policía, desfilaron este domingo (21.06.2015) por el centro de Berlín hasta alcanzar el barrio gubernamental portando ataúdes, cruces y ofrendas florales, para simular así el entierro de los miles de inmigrantes muertos en aguas del Mediterráneo. La marcha había sido convocada por un colectivo de artistas denominado Centro para la Belleza Política, cuyo propósito inicial era convertir la explanada ante la Cancillería de Angela Merkel en un cementerio por los fallecidos en su intento por llegar Europa huyendo de conflictos o de la miseria.

Las autoridades de Berlín negaron la autorización a los convocantes para llevar a cabo lo que pretendía ser un entierro “simbólico” de esas víctimas junto a la Cancillería, por lo que finalmente se optó por un itinerario alternativo hasta las inmediaciones de la vecina sede del Parlamento (Bundestag). Hasta ahí llegaron los manifestantes, con pancartas con frases alusivas a la política de refugiados de Alemania y el resto de la Unión Europea y coreando eslóganes como “Las fronteras matan” y “La UE asesina”.

Algunos participantes en la marcha trataron de sortear las vallas dispuestas para cerrarles el paso hasta el acceso al Bundestag o a la Cancillería, pero fueron interceptados por el operativo policial. El colectivo de artistas había convocado esta marcha después de que a lo largo de esta semana hubieran llevado a cabo los entierros, verídicos según sus informaciones, de dos refugiados, una mujer y un hombre sirios, en cementerios berlineses.

La acción está enmarcada en su campaña “Vienen los muertos”, cuyo propósito es dar un entierro digno a los cadáveres de refugiados rescatados del Mediterráneo, exhumados de fosas comunes o amontonados en cámaras frigoríficas en Sicilia. Hasta ahora, según el colectivo, se ha realizado un transporte a Alemania, el correspondiente a ese hombre y la mujer, ambos procedentes de Siria, que entraron en el país tras lograr la autorización -por vías no reveladas- de Italia. (EFE)