1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Miles de tunecinos contra el terrorismo

Más de una semana después del ataque contra el Museo Nacional del Bardo, en la capital tunecina, miles de personas participaron en una marcha para repudiar el terrorismo a la que se sumaron líderes europeos y árabes.

Ondeando la bandera nacional, unos 20.000 manifestantes -según datos del Ministerio del Interior tunecino- comenzaron la marcha desde el centro de la ciudad y se dirigieron hacia el useo que fue escenario del ataque, que dejó 21 muertos (entre ellos 20 turistas extranjeros), el pasado 18 de marzo.

A la marcha de tres kilómetros, rodeada de fuertes medidas de seguridad, se unió el presidente de Túnez, Beyi Caid Essebsi, fuertemente escoltado y flanqueado por líderes mundiales como el presidente francés, François Hollande, el polaco, Bronislaw Komorowski, el gabonés, Ali Bongo Ondimba, y el palestino, Mahmud Abbas, así como el primer ministro italiano, Matteo Renzi y su colega argelino, Abdelmalek Sellal, en una muestra de solidaridad con Túnez. En la manifestación también participaron representantes de otros países europeos afectados por la masacre del museo del Bardo, como el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo. En representación de Alemania viajó el ministro del Interior, Thomas de Maizière.

Unidad y solidaridad

Essebsi celebró la muestra de unidad dada por el pueblo tunecino frente a la amenaza del terrorismo y agradeció la solidaridad internacional. El jefe de la diplomacia española expresó el deseo del Gobierno español de homenajear a las víctimas y de respaldar las reformas democráticas de Túnez, el país que mejor ha salido parado hasta la fecha de las denominadas "primaveras árabes". Hollande, por su parte, subrayó la necesidad de unir esfuerzos para derrotar al terrorismo yihadista en general y defender a Túnez en particular, país al que puso como ejemplo de democracia y derechos en el mundo árabe.

Beyi Caid Essebsi, fuertemente escoltado y flanqueado por líderes mundiales como el presidente francés, François Hollande, el polaco, Bronislaw Komorowski, el gabonés, Ali Bongo Ondimba, y el palestino, Mahmud Abbas, así como el primer ministro italiano, Matteo Renzi y su colega argelino, Abdelmalek Sellal.

El presidente tunecino, Beyi Caid Essebsi (centro), fuertemente escoltado y flanqueado por líderes mundiales.

El deseo de unidad no fue, sin embargo, completo ya que a la marcha no se sumó el Frente Nacional de izquierdas, cuarta fuerza en el Parlamento tunecino. Sí desfilaron representantes del partido islamista moderado An Nahda, pese a que la formación ha sido señalada como una de las responsables indirectas de la masacre del Bardo por su gestión del Ministerio de Interior durante los años que lideró el gobierno tripartito de oposición.

Islamistas abatidos

Horas antes de la marcha, unidades especiales tunecinas abatieron a nueve islamistas en la sureña provincia de Kafsa, según informó el Ministerio del Interior del país norteafricano. El primer ministro tunecino, Habib Essid, identificó a uno de los caídos como Jaled Chaib, un argelino considerado durante mucho tiempo líder de Okba Ibn Nafaa, un grupo de milicianos que opera en el área montañosa de la frontera entre Túnez y Argel. Las autoridades tunecinas llevaron a cabo redadas en todo el país contra supuestos extremistas desde el ataque contra el museo, el más sangriento en más de una década, cuya autoría fue asumida por el Estado Islámico.

RML (dpa, efe)

DW recomienda