1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Miles de polacos protestan contra el aborto

Miles de personas protestaron este domingo (15.05.2016) contra la interrupción voluntaria del embarazo en marchas organizadas en 140 ciudades de Polonia, un país que, a pesar ser uno de los Estados europeos con más restricciones para el aborto, se plantea su prohibición total. Las manifestaciones recorrieron las calles polacas bajo el lema “Una vida no tiene precio” y exigen la protección de la vida humana desde el momento de la concepción.

Las movilizaciones también buscan recoger firmas para llevar al Parlamento polaco una propuesta ciudadana para modificar la ley de 1993 y lograr la prohibición del aborto en todos sus supuestos. Esta iniciativa, que requiere 100.000 firmas para ser registrada y debatida, cuenta con la simpatía de la primera ministra polaca, Beata Szydlo, quien ha dicho que “a nivel personal” es partidaria de impedir la interrupción del embarazo en todos los casos.

Las declaraciones de Szydlo provocaron una fuerte polémica en Polonia, ya que su partido, la fuerza nacionalista-conservadora Ley y Justicia, cercana a los postulados de la Iglesia Católica, cuenta con mayoría absoluta en el Parlamento. En las últimas semanas han tenido lugar en Varsovia varias protestas de colectivos proabortistas, que han exigido al Ejecutivo que no se modifique la actual legislación.

Durante la etapa comunista el aborto era prácticamente libre en Polonia, mientras que la ley vigente lo permite dentro de las 25 primeras semanas de gestación en sólo tres supuestos: violación, riesgo para la vida de la madre y graves malformaciones del feto. Aún así, no siempre que se cumplen estos supuestos se llega a practicar la interrupción del embarazo, ya que en ocasiones los médicos se niegan a ello o intentan persuadir a las mujeres de que no aborten.

Los datos oficiales sobre el número de abortos indican que alrededor de 1.000 polacas abortan cada año, aunque organizaciones independientes como la Federación para la Mujer y Planificación Familiar estiman que la cifra real puede ascender a 150.000. (EFE)