1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Miles de manifestantes piden más democracia para Hong Kong

Habitantes de Pekín originarios de Hong Kong pidieron mayor transparencia en la selección de candidatos a jefe de Gobierno de la Región Administrativa Especial. Todo un desafío para la cúpula del gobierno chino.

Ciudadanos de Pekín originarios de Hong Kong realizaron este martes su manifestación más grande en una década, y pidieron más democracia para la Región Administrativa Especial controlada por China. La cúpula del gobierno chino podría permitir por primera vez la elección directa del jefe de Gobierno en Hong Kong en 2017. Sin embargo, la parte china pretende mantener el control sobre la selección de candidatos. Según los organizadores, medio millón de personas asistieron a la movilización. La manifestación por la democracia en Hong Kong se lleva a cabo el 1 de julio de cada año desde que el control sobre la ex colonia británica fue cedido a China en 1997.

La marcha desembocó en el distrito financiero central, donde las manifestaciones se prolongaron a lo largo de la noche, tiempo de China. El jefe del gobierno de Hong Kong, Leung Chun-ying consideró necesario "evitar cualquier asunto que pudiera socavar la estabilidad y la prosperidad de Hong Kong". En un discurso aparentemente conciliador, prometió a los siete millones de habitantes de Hong Kong "hacer todo lo posible" para establecer un consenso sobre la controvertida reforma electoral.

La disputa sobre el referéndum

La movilización se produjo pocos días después de que se celebrara un referéndum no oficial por internet, en el cual casi 800.000 ciudadanos -o una quinta parte del electorado de Hong Kong- se pronunció por más democracia y transparencia en la selección de candidatos a la elección para jefe de Gobierno. 88 por ciento de los participantes instaron al Parlamento regional -que no es elegido de manera abierta - a que rechace cualquier reforma electoral que no corresponda a las normas democráticas internacionales.

Pekín calificó a la consulta como "ilegal e inválida". El debate situó la confianza de la población hacia la dirigencia china a un nuevo mínimo. En un sondeo organizado por la Universidad de Hong Kong, 44 por ciento de 813 participantes afirmaron desconfiar de Pekín. Es la proporción más alta desde 2009, cuando comenzó a celebrarse esta encuesta periódica.

EL(dpa, afpe)

DW recomienda