1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Miedo suicida

La excesiva precaución del consumidor acentuaría los efectos de la crisis financiera, dice la prensa este lunes.

default

Feria de artículos navideños en Berlín.

El Stuttgarter Zeitung se pregunta si es el Estado quien debe salvar a los consorcios en crisis: „Lo que funciona en el mundo de las finanzas no siempre es lo más adecuado para la economía real. En una economía de mercado, así sea en la más social, es necesario que algunas empresas caigan en bancarrota. Si esta condición no se presenta –es decir, si los dueños o ejecutivos tienen la garantía de que el Estado correrá a su salvación-, los negocios serán conducidos de una manera mucho más permisiva que si se atienen meramente a las consecuencias de sus decisiones mercantiles. Los efectos negativos de todo ello podrían ser mucho más graves, a largo plazo, que la insolvencia de una sola empresa.”

Cambios sin demora

El tagesspiegel, de Berlín, dice acerca de la crisis en el sector automovilístico: “General Motors, Ford y Chrysler afrontan una crisis estructural, como lo han hecho muchos sectores en muchos países del mundo; por ejemplo, la industria del acero, que en Alemania perdió gran parte de su importancia. Los cambios estructurales no admiten demora. Las empresas deben adaptarse al cambio. El papel del Estado no puede incluir la salvación de empresas; por el contrario, los gobiernos deben propiciar la innovación. Puede que sean necesarios avales para Opel, o puede que otros consorcios requieran ayuda. Los políticos no deben dejar a los ciudadanos a la deriva, pero no serán recordados por ello, sino por el modo como han coadyuvado a realizar cambios necesarios y fundamentales.”

La solución: consumir más

El Neue Presse, de Hannover, alaba la posición del consumidor alemán ante los barruntos de crisis: “El mundo se escuda contra la crisis. ¿Pero qué hacen los alemanes? Se van de compras. Nadie parece dispuesto a permitir que la recesión eche a perder el ánimo navideño. Esta es la mejor estrategia ante la crisis. No hay razón alguna para caer en el pasmo; ello sólo empeoraría las cosas. Los políticos deben hacer su parte. Deben transmitir la sensación de seguridad en que esta crisis puede ser dominada a través de medidas claras. De otro modo, los ciudadanos guardarán sus euros bajo el colchón. Al final, el miedo a la muerte podría conducir a un auténtico suicidio.”

Estrategia dilatoria

Desde el Este de Alemania, el Leipziger Volkszeitung dice al respecto: “Sin dejarse impresionar por el paquete de medidas presentado por el gobierno, los especialistas ajustan hacia abajo los pronósticos de crecimiento económico. Mientras más espere la canciller Angela Merkel, más claro será el carácter dilatorio de su estrategia. Es más fácil mantener el número de empleos, que crear empleos nuevos.”

DW recomienda