1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

MH370: “Seguiremos buscando la verdad”

Un año después de la desaparición del vuelo MH370, su paradero sigue siendo un misterio. Sarah Bajc, cuya pareja viajaba a bordo del avión, habla con DW sobre la incertidumbre en la que viven los familiares.

DW: Un año después, ¿cómo cambió la tragedia del vuelo MH370 su vida?

Sarah Bajc: La desaparición de Philip transformó mi vida completamente. Mi vida diaria y mi futuro han cambiado dramáticamente. A nivel personal, hacíamos casi todo juntos: en las mañanas tomábamos nuestro café en el balcón, hacíamos yoga, cocinábamos y viajábamos mucho juntos, compartíamos nuestros sentimientos y pensamientos.

Ahora estoy sola. Además, estoy confundida y entregada a la búsqueda de la verdad. He invertido horas en hacer investigaciones, discutir con expertos, intercambiar informaciones con los demás familiares de los desaparecidos y en dar entrevistas. Prácticamente tengo dos trabajos de tiempo completo: dar clases en la secundaria y buscar a Philip.

¿Cómo reaccionaron los amigos y familiares de las víctimas ante la desaparición del avión?

En general, nos llevamos muy bien y nos apoyamos mutuamente. Sin embargo, nuestros esfuerzos por intercambiar informaciones y ayudarnos los unos a los otros han sido obstaculizados considerablemente por parte de las autoridades chinas y malayas. Las autoridades de ambos países impidieron que los familiares se unieran formalmente y crearan asociaciones.

¿De qué forma las autoridades impidieron que los familiares se organizaran?

El Gobierno chino disolvió reuniones de los familiares, argumentando que estas eran ilegales. A algunos compañeros los amenazaron con perseguirlos penalmente o los intimidaron. Los malayos son más sutiles. Trataron de impedir que se llevaran a cabo discusiones en público, prometiendo a los familiares apoyo y asesoramiento. Pero luego no hicieron nada, las personas aún esperan la ayuda. Las autoridades no han reconocido nuestra agrupación “Voice370”.

Philip Wood y Sarah Bajc.

Philip Wood y Sarah Bajc.

¿Cómo califica el actuar de las autoridades en el manejo de esta crisis?

Solo hay dos explicaciones: o el Gobierno malayo es sumamente negligente, lo que apunta a un alto nivel de incompetencia y corrupción, y por ello no ha sabido manejar bien la situación desde el principio hasta la fecha, o trata de ocultar la verdad, ya sea porque es responsable de los hechos o porque alguien lo está presionado.

¿Algún miembro del Gobierno malayo se reunió con los familiares de los desaparecidos?

Amigos y familiares de los desaparecidos denuncian que las autoridades obstaculizan sus investigaciones.

Amigos y familiares de los desaparecidos denuncian que las autoridades obstaculizan sus investigaciones.

Hubo algunos encuentros superficiales. En la mayoría de los casos, un representante del Gobierno emitió una declaración. No hubo una discusión honesta, de intercambio. La mayoría de los correos electrónicos y las cartas simplemente fueron ignoradas.

Usted encargó una investigación privada a fin de aclarar qué fue lo que pasó. ¿Ya hay resultados?

Lo único que hasta ahora sabemos es que hubo testigos que fueron silenciados y evidencias que fueron destruidas y hechas desaparecer. Docenas de personas involucradas en el caso fueron amenazadas para hacerlas callar. Importantes indicios, que normalmente se deberían publicar en el marco de las investigaciones sobre la desaparición de un avión, fueron retenidos.

¿Cómo califica el papel de Australia en todo el asunto? ¿Cree que finalmente se encontrará el avión?

No creo en la versión oficial sobre los hechos ni que el vuelo MH370 se vaya a encontrar en el sur del océano Índico. En mi opinión, los esfuerzos del Gobierno australiano son un completo desperdicio de recursos y no merece la pena ni reparar en ellos. O el Gobierno australiano es tonto al buscar el avión en el mar sin que haya pruebas fehacientes de que se estrelló ahí, o también participa en el encubrimiento.

DW recomienda