1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Mesianismo planetario

Las enormes expectativas depositadas en Barack Obama pronto podrían transformarse en decepción, advierte la prensa europea este miércoles.

default

Barack Obama, presidente de Estados Unidos.

Como es natural, los periódicos más importantes de Europa se ocupan este miércoles de la investidura de Barack Obama como presidente número 44 de Estados Unidos, convirtiéndose así el primer mandatario afroamericano en ese país.


El País de Madrid señala al respecto: “Las desmesuradas expectativas suscitadas por Barack Obama en Estados Unidos y buena parte del mundo convirtieron ayer el relevo presidencial, oficiado en el imponente escenario washingtoniano, en un cambio de era. Rara vez, si alguna, un político ha suscitado tantas esperanzas antes de empezar a ejercer. Esta suerte de mesianismo planetario, que los medios de comunicación han amplificado a medida que se acercaba el día de la coronación, hace tanto más probable la decepción cuando el primer inquilino negro de la Casa Blanca comience a lidiar con los formidables retos interiores y exteriores que le esperan.”

Exceso de euforia

En Milán, Italia, el Corriere della Sera también advierte sobre un posible exceso de euforia: “En el día triunfal de su inauguración, el primer presidente negro de Estados Unidos ha cerrado un ciclo e intenta llevar a su país hacia una nueva era de responsabilidad. Ello no sepulta a la esperanza. El cambio en el que podemos creer sigue muy arriba en la agenda política de Obama. Pero el horizonte no es tan claro; está lleno de nubarrones y tiene un color más bien metálico.”

Comienza el trabajo

En Londres, The Guardian opina lo siguiente: “Obama asume el mandato en medio de una profuda crisis para Estados Unidos. Mientras el país se mantiene como potencia decisiva en muchos conflictos del mundo, en otros ve desaparecer su fuerza de distintas maneras. Pero precisamente por eso es que Obama es tan importante. Al contrario de su antecesor, George W. Bush, él ha reconocido que las viejas recetas ya no funcionan. Comienza otra labor, que es hacer las cosas de un modo distinto. Hoy, como ayer, el mundo contempla y mantiene la esperanza.”

Amplia mayoría

El Neue Zürcher Zeitung aborda el tema de la gobernabilidad en el nuevo régimen de Obama: “La luna de miel de un nuevo presidente dura, cuando mucho, unos meses. Cuando las multitudes hayan desaparecido frente al Capitolio, Obama puede captar optimismo desde el centro de ese recinto. Al interior del Capitolio, el presidente tiene una mayoría tan grande como ninguna en el último cuarto de siglo. Esto abre la puerta a la oportunidad de llevar a cabo rápidas reformas.”

Gobierno sin Mesías

En Alemania, el Frankfurter Rundschau comenta en tono asaz crítico la ceremonia inaugural y su significado: “Obama afirma que el rostro de Estados unidos no depende de los dirigentes sino de ‘nosotros, el pueblo'. Es aún un tono de campaña electoral. Pero ahora él es presidente. Mientras más rápido se dé cuenta él de ello, menor será el peligro de convertirse en el tribuno que enloquece al pueblo a través de todos los medios de comunicación posibles. El gobierno es una cuestión concreta. No se basa en el patético llamado a la voluntad del pueblo. Es correcto que el mandatario admita el peligro de un derrumbe para Estados Unidos. También lo es que comunique su voluntad de cambiar el rumbo de esa caída. Pero eso sólo será posible cuando él deje de presentarse como la encarnación de una voluntad popular.”

DW recomienda