“Merkonti”: el trío que quiere salvar el euro | Europa | DW | 11.01.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

“Merkonti”: el trío que quiere salvar el euro

Tras reunirse con Nicolas Sarkozy y la jefa del FMI, Christine Lagarde, la canciller alemana, Angela Merkel, recibió en Berlín a Mario Monti, jefe de Gobierno de un país clave para el futuro de la eurozona: Italia.

Angela Merkel y Mario Monti hablan de la crisis en Berlín.

Angela Merkel y Mario Monti hablan de la crisis en Berlín.

El nombre se amplía. A “Merkozy”, como se bautizó al dúo que forman la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se le suma ahora Mario Monti, el primer ministro italiano, y el trío pasa a denominarse “Merkonti”. La designación es obra de la revista alemana Manager Magazin y es más que un mero juego de palabras. “Merkonti” contiene un mensaje, que dice: Italia no es sólo el problema, sino también parte de la solución.

Merkonti en novimebre de 2011.

"Merkonti" en novimebre de 2011.

A poco de que se celebre la próxima cumbre de la Unión Europea, programada para finales de este enero, Merkel y Sakorzy visitarán Roma invitados por Monti. El objetivo es tratar previamente -en un pequeño comité que no sólo incluya Alemania y a Francia, sino también a Italia- la estrategia de cara a aunar las políticas presupuestarias y fiscales de, al menos, los Estados miembros de la eurozona. Tal acercamiento es posible porque Silvio Berlusconi ya no toma las decisiones. Pero antes del triple apretón de manos, Monti viajó a Berlín.

“Soy el yerno ideal”

Ahorro, modernización y reducción de la deuda son los tres pilares sobre los que se sustenta el cambio que Mario Monti trata de impulsar en Italia. El economista y ex comisario europeo echó el freno cuando su país estaba a punto de dejar de poder financiarse en el mercado internacional, y de arrastrar en su caída al conjunto de la zona euro. La tercera economía del continente, cuya deuda asciende a casi dos billones de euros, es “too big to fail”, recordó el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, poco después de que Monti asumiera el cargo.

Qué paguen los que nunca pagan: una manifestación en Milán en diciembre de 2011.

"Qué paguen los que nunca pagan", porta una manifestante en Milán en diciembre de 2011.

Una vez aprobados los primeros paquetes de recortes, menguó ligeramente el monto que Italia ha de pagar a sus acreedores. Los intereses por bonos a largo plazo llegaron incluso a reducirse sustancialmente. Lo que no significa que las dificultades estén solventadas, recordó el mismo Monti a finales del año pasado. Como al resto de Europa, una recesión amenaza a Italia. Para hacerle frente propone el mandatario un programa de reformas bajo el título “Italia Crece”.

Por todo esto recibe Monti aplausos de Bruselas y de los restantes países comunitarios. Nicolas Sarkozy y Angela Merkel se muestran abiertamente satisfechos con su gestión. “Soy el yerno ideal”, bromeó Monti en una rueda de prensa. Otros no opinan lo mismo. Los sindicatos han puesto el grito en el cielo porque el nuevo Gobierno planea liberalizar el mercado laboral. Muchos italianos creen que su primer ministro no está cumpliendo con la promesa de ser duro, pero justo.

Demostrando unidad

Rueda de prensa conjunta de Merkel y Monti en Berlín (11.01.2012).

Rueda de prensa conjunta de Merkel y Monti en Berlín (11.01.2012).

Al 100 % apoya Monti la unión fiscal propuesta por Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, y sin duda aumenta con ello el nivel de simpatía del que goza en Berlín y París. La coordinación de las políticas financieras de los países europeos, así como un compromiso con la disciplina presupuestaria, estarán en el centro de la cumbre de la UE prevista para el próximo 30 de enero. Desde diciembre de 2011 existe entre los socios –con excepción de Gran Bretaña- un consenso básico acerca de este asunto, que ahora deberá llevarse al papel.

Monti está dispuesto a aportar su granito de arena, y este miércoles (11.01.2012) tuvo la oportunidad de hacérselo saber a Merkel personalmente. Ambos políticos se entienden bien, sólo en la cuestión de los eurobonos distan sus posturas: la canciller los rechaza, el primer ministro los apoya. Por lo demás, Europa debe proceder solidaria y unida, repite el italiano una y otra vez. Sólo junta podrá superar la presente crisis, parte de la cual Monti se la achaca a la falta de una dirección europea fuerte. Ése es el déficit que intenta combatir “Merkonti”.

Autor: Bernd Riegert/ Luna Bolívar

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda