1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Merkel y Sarkozy: línea común para reestructurar la eurozona

Alemania y Francia acordaron hoy una línea común para reestructurar la eurozona y para buscar un nuevo tratado modificado de la Unión Europea. Las propuestas serán transmitidas el miércoles al presidente del Consejo euro

default

Merkel y Sarkozy: un acuerdo básico.

El objetivo es una unión fiscal con normas presupuestarias más estrictas para los estados miembros, sanciones automáticas para los incumplidores y mayores derechos de intervención para las instituciones. Las propuestas serán debatidas en la cumbre de la Unión Europea el próximo jueves y viernes.

MODIFICACIONES DEL TRATADO UE: Sarkozy y Merkel aspiran a crear un nuevo tratado de la UE. Prefieren un nuevo tratado de los 27 Estados miembro, pero están decididos en caso necesario a adoptarlo sólo con los 17 miembros de la zona euro, aunque podrían unirse otros Estados. El acuerdo debe alcanzarse antes de marzo.

SANCIONES: En todo caso debe haber sanciones automáticas contra los incumplidores fiscales, es decir, los países que violen los límites estipulados para el nuevo endeudamiento y del déficit público -que no puede superar el 3,0 por ciento del producto interno bruto (PIB)-. Esas sanciones se adoptarán con mayoría cualificada, lo que significa que los Estados afectados no podrían bloquear las medidas, como sería en el caso de que fuera necesaria una votación unánime.

MEDIDAS PARA FRENAR LA DEUDA: Los 17 países de la zona euro deben acordar medidas vinculantes para frenar la deuda en sus constituciones nacionales, que deben armonizarse a nivel europeo. Y su cumplimiento sería verificado por el Tribunal de Justicia Europeo, que sin embargo no tendría la potestad de anular presupuestos nacionales, sino sólo de controlar el cumplimiento de esas medidas de control de la deuda.

FEEF: El paquete de rescate Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (FEEF) debe comenzar a actuar a finales de 2012 y no a mediados de 2013, como estaba previsto en un principio. Para adoptar esa decisión debe contarse, según Sarkozy, con una mayoría cualificada del 80 por ciento. Así, en el futuro ningún país podrá frenar las ayudas. Antes, Merkel había pedido una mayoría del 85 por ciento.

PARTICIPACIÓN DE LOS ACREEDORES PRIVADOS: La participación de bancos y aseguradoras privadas en una reestructuración de la deuda debe hacerse "en casos difíciles" siguiendo las normas del Fondo Monetario Internacional (FMI). No habrá ninguna norma especial al respecto para Europa ("Lex Europa"), que ponga en mayor riesgo a los inversionistas de la eurozona que en otro lugar del mundo. La quita voluntaria de Grecia fue un caso excepcional.

BANCO CENTRAL EUROPEO: Merkel y Sarkozy se mostraron "extraordinariamente de acuerdo" en que el Banco Central Europeo (BCE) es una instancia independiente y que no se puede comentar sus decisiones, ni de forma positiva ni negativa.

EUROBONOS: Las emisiones de deuda conjunta de los países miembro, llamados eurobonos, no son "en ningún caso" una solución para la crisis del euro, según París y Berlín. Las deudas no pueden ponerse en común.

FISCALIDAD/GOBIERNO ECONÓMICO: Los jefes de Estado y gobierno deben reunirse con regularidad en el marco de una especie de "gobierno económico". Según Merkel, el eurogupo debería reunirse de forma mensual para estudiar la competitividad e incentivar el crecimiento. Hasta ahora no quedó claro, sin embargo, a qué nivel deberían tener lugar los encuentros, en los que también podrían participar países que no forman parte del euro.

dpa
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda