1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Merkel y Hollande: viejos amigos, nuevos sentimientos

El duelo compartido debido al accidente aéreo ha acercado más a Alemania y Francia. En las consultas intergubernamentales el presidente Hollande destacó, en Berlín, la estrecha amistad entre los dos países.

Merkel y Hollande en Berlin.

Merkel y Hollande en Berlin.

Cuando los franceses hablan de "fraternité", se refieren a la hermandad como uno de los valores primordiales que unen la Nación. El presidente François Hollande utilizó el término en la Cancillería alemana para expresar la "fraternité franco-allemande" como un símbolo de gran aprecio.

Las crisis de las últimas semanas han demostrado lo cercana y fuerte que es la amistad franco-alemana: el ataque terrorista a la revista satírica parisina "Charlie Hebdo", en enero, y el accidente de Germanwings sobre los Alpes franceses han desencadenado una ola de solidaridad y condolencia.

Europa se está acercando más

Hollande visitó a Merkel, quien lo recibió con honores militares, con motivo de una reunión binacional de los dos gabinetes en Berlín. Si bien el comienzo de esta amistad fue frío, ahora están trabajando estrecha y amistosamente.

Pero la cercanía entre Alemania y Francia no es sólo emocional en estos tiempos difíciles. Muestra de ello son las numerosas decisiones conjuntas de París y Berlín: junto con Italia, el grupo tiene previsto desarrollar un avión de vigilancia no tripulado.

“Los drones deben tener la opción de ser operados con armas, previa decisión parlamentaria", dijo Merkel. Hollande, por su parte, destacó que esta decisión es importante porque apunta a la independencia de Europa en la producción de aviones no tripulados y a la oportunidad de acceder a imágenes aéreas de localización, cada vez más importantes para la seguridad.

Grecia e Irán, una piedra en cada zapato

Merkel y Hollande también demostraron unidad en la política europea: ambos instaron a Grecia a concretar sus propuestas para la urgente reforma, como base para un acuerdo con la UE sobre la concesión de más créditos.

"El tiempo se está acabando", advirtió Merkel, refiriéndose tanto a Atenas como a Lousana, en Suiza, en donde este 1° de abril tenían lugar maratónicas negociaciones nucleares. “No se trata de firmar un acuerdo a cualquier precio. Lo que debe garantizar un acuerdo entre Irán y Occidente es que Teherán no se vaya a aprovisionar de armas nucleares”, subrayaron tanto Merkel como Hollande.

Facilidades para franceses en Alemania y viceversa

Debido a las negociaciones en curso de Lausana los dos cancilleres, Frank-Walter Steinmeier, de Alemania, y Laurent Fabius, de Francia, no asistieron a la reunión conjunta de los dos gabinetes en Berlín. París y Berlín acordaron numerosas facilidades para alemanes residentes en Francia y franceses que viven en Alemania.

Merkel y Hollande en Berlin.

Merkel y Hollande en Berlin.

Entre las nuevas facilidades están el reconocimiento mutuo de títulos, sin onerosas pruebas adicionales y la tributación de los pensionados que viven en el otro país, que ahora solo pagarán impuestos en el lugar donde viven. Alemania y Francia, destacó el presidente francés, “no sólo hacen buenas cosas juntos en la política internacional, sino también facilitando la vida de sus ciudadanos”.