1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Merkel y Bush coinciden en aumentar presión sobre Irán

La canciller federal alemana, Angela Merkel, y el presidente de EE. UU., George W. Bush, coincidieron en Texas en aumentar la presión sobre Irán con medios diplomáticos.

default

El presidente Bush saluda a Angela Merkel en el rancho de éste en Crawford, Texas: diálogo y coincidencias.

La actitud desafiante de Irán en relación con su programa nuclear puede exigir la imposición de nuevas sanciones internacionales, estimó hoy en EE. UU. la canciller federal alemana, Angela Merkel.

“Debemos pensar en aplicar nuevas sanciones, si el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y los esfuerzos diplomáticos emprendidos por la Unión Europea no convencen a Irán de aceptar las exigencias de la comunidad internacional”, declaró Merkel después de una visita de dos días de reuniones con George W. Bush, en el rancho de éste en Crawford, Texas.

Merkel agregó que está “profundamente convencida” de que si el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprueba sanciones contra Irán, éstas será el más fuerte mensaje posible dirigido a Irán.

La canciller resaltó que la amenaza que emana del programa nuclear de Teherán es seria. No obstante, agregó que coincide con Bush en que la crisis puede ser solucionada por vías diplomáticas.

Bush intenta diluir impresión de opción militar

También Bush resaltó que los EE. UU y sus aliados continuarán abogando por resolver el conflicto en forma diplomática, intentando diluir la impresión de que los EE. UU. planean una solución militar del conflicto. “Trabajamos juntos”, resaltó Bush. A la pregunta de cuándo podrían quedar agotadas las posibilidades diplomáticas, Bush respondió que “ello pertenece a una categoría hipotética”.

Durante su visita al rancho de Bush, Merkel abogó nuevamente por un lugar permanente de Alemania en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Bush manifestó estar “siempre abierto a escuchar buenas ideas” y resaltó al apoyo de Washington a apoyar un lugar permanente en la más importante instancia de las Naciones Unidas, evitando, sin embargo, apoyar directamente el deseo alemán.

Merkel calificó las palabras de Bush como un “buen mensaje”. Agregó que la reforma del Consejo de Seguridad es un deseo no sólo de Alemania, sino también de EE. UU. La discusión acerca de la futura composición del Consejo de Seguridad se halla en un “estadio intermedio”, agregó la canciller, sin dar mayores detalles.

Loas de Bush para Musharraf

Bush evitó también durante la entrevista que concedió al final de la visita de Merkel manifestar mayores críticas al presidente pakistaní Pervez Musharraf.

Por el contrario, dijo que veía “pasos positivos”, porque Musharraf había prometido levantar el estado de excepción, renunciar a su cargo de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y realizar elecciones.

Bush agregó que los EE. UU. necesitan la cooperación con Pakistán en la lucha contra la red terrorista Al Qaeda y manifestó que aún confía en Musharraf, que se alineó él mismo con Washington luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001, “no dando hasta ahora motivos para dudar de él”.

El presidente norteamericano agregó que en Pakistán varios altos miembros de Al Qaeda habían sido llevados ante la justicia, lo cual “no hubiera sucedido si el presidente Musharraf no hubiera mantenido su palabra”.

Merkel estuvo viernes y sábado de visita en el rancho de Bush. El presidente norteamericano recibió a la canciller muy cordialmente, asegurando que siente “simpatía y respeto” por la jefa de Gobierno alemana.

DW recomienda