1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Merkel y Berlusconi: sí a una alianza Lufthansa-Alitalia

Sintonía total en la cumbre de Trieste entre Alemania e Italia, que han acercado posturas sobre clima y economía. El primer ministro italiano incluso jugó al escondite con la canciller.

default

"¡Cu-cu!" Berlusconi juega al escondite con Merkel.

Encuentro marcado por los gestos más que por los compromisos y los acuerdos de fondo el mantenido este martes en Trieste por el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y la canciller alemana, Angela Merkel. "No diferimos en ningún punto y tenemos la misma longitud de onda", resumió el mandatario italiano en la rueda de prensa posterior a la cumbre. También la dirigente germana valoró "puntos de partida muy compartidos" en una puesta en escena en la que no faltó ni siquiera la ya casi habitual broma a cargo de Berlusconi.

El primer ministro italiano se dedicó a jugar al escondite con Merkel. En un momento en que ambos paseaban por Trieste, Berlusconi se escondió detrás de una columna sin que la canciller se percatara de ello. Cuando la comitiva en que marchaba la dirigente alemana pasó a su lado, Berlusconi intentó llamar la atención de Merkel con un "cu-cu" al que la canciller respondió, aunque sorprendida, con un grito de "¡Silvio!", una sonrisa y un abrazo.

A favor de la entrada de Lufthansa en Alitalia

Treffen Berlusconi und Merkel in Italien

"Tenemos la misma longitud de onda", dijo Berlusconi para escenificar la buena sintonía.

Bromas aparte, lo más destacado de la reunión fue la puerta abierta que tanto Merkel como Berlusconi dejaron a una posible alianza entre Lufthansa y Alitalia, que se encuentra en pleno proceso de privatización. "Estamos de acuerdo en que Alitalia y Lufthansa deben trabajar conjuntamente", dijo tajante Berlusconi.

Aunque la decisión final, aclaró el primer ministro italiano, la debe tomar el grupo de empresarios italianos que se ha ofrecido a adquirir la compañía de bandera, al borde de la quiebra, el mandatario aseguró ver "muy favorablemente una colaboración" con Lufthansa.

Para Berlusconi, la opción de la compañía germana ofrece "numerosas ventajas" para el aeropuerto de Milán-Malpensa, un extremo que cuenta con el apoyo de la Liga Norte, uno de los principales aliados políticos del primer ministro. En cambio, si quien se alía finalmente con Alitalia es la compañía franco-holandesa Air France-KLM, el aeropuerto que se vería favorecido sería el de Roma-Fiumicino.

Sintonía en medio ambiente y economía

No se acabaron aquí las posiciones compartidas por alemanes e italianos. También en temas como la respuesta a la crisis financiera internacional o la protección del clima expresaron Merkel y Berlusconi su entendimiento. Un acercamiento entre Berlín y Roma que la canciller destacó como "un aporte a la unidad europea".

Respecto a la política ambiental europea, ambos mandatarios subrayaron que no debe ser obstáculo para los intereses de sus países, eminentemente industriales. "Eso no se puede poner en juego", destacó la canciller, mientras que el primer ministro indicó que la protección del medio ambiente no puede ejercer una influencia negativa sobre las empresas, sobre todo en tiempos de crisis económica.

También se mostraron de acuerdo a la hora de exigir "más flexibilidad" y menor burocracia para estimular la actividad empresarial. En cambio, respecto a las soluciones a aplicar para activar la industria automovilística europea, Merkel fue más contundente y defendió la posibilidad de que el Banco de Desarrollo Europeo otorgue créditos al sector. Además, no descartó subsidios para el desarrollo de tecnologías innovadoras y apeló a la Comisión Europea a reaccionar con agilidad a las posibles ayudas que Estados Unidos conceda a su industria. En cambio, Berlusconi dijo que de momento Italia no estudia ayudas al sector de la automoción.

Recuerdo a las víctimas del nazismo en Italia

Steinmeier und Frattini am La Risiera di San Sabba Denkmal

El ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, rindió homenaje a las víctimas del nazismo en Italia.

Horas antes del encuentro entre Berlusconi y Merkel, los ministros de Exteriores alemán e italiano, Frank-Walter Steinmeier y Franco Frattini, recordaron a las víctimas del campo de concentración nazi de Risiera di San Sabba. Allí murieron entre 3.000 y 5.000 personas, la mayoría prisioneros políticos. "Las atrocidades perpetradas en Risiera di San Sabba en nombre de Alemania forman parte de nuestra historia común", dijo Steinmeier, quien depositó una corona conmemorativa.

El objetivo de la visita fue superar los recientes roces entre ambos países a cuenta de la sentencia que un tribunal de Roma dictó el mes pasado y que condena a Berlín a pagar compensaciones económicas por valor de un millón de euros por el asesinato de ciudadanos italianos en Civitella, al norte del país, en junio de 1944. El gobierno alemán rechazó el veredicto y ha recurrido al Tribunal de Justicia de La Haya. Roma ha aprovechado la cumbre de este martes para anunciar que "respetará" la decisión del tribunal sobre el recurso.

DW recomienda