Merkel se tambalea: terremoto político en Alemania | Alemania | DW | 28.03.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Merkel se tambalea: terremoto político en Alemania

La Unión Cristianodemócrata (CDU), de la canciller federal alemana, Angela Merkel, sufrió una amarga derrota en la principal cita electoral del año y ve debilitarse aún más su posición. Los Verdes gobiernan en un Estado.

default

Angela Merkel: pierde un Estado federado y no logra conquistar otro.

El Estado federado de Baden-Wurtemberg, que la CDU gobernaba de forma continua desde 1953, pasará a manos de los opositores verdes y socialdemócratas (SDP), según los resultados oficiales provisionales.

También el vecino Estado federado de Renania-Palatinado, que hasta ahora era gobernado con mayoría absoluta por el SPD, pasará a ser gobernado por una coalición de socialdemócratas y verdes.

Landtagswahl Baden-Würtemberg Sieger Kretschmann Schmid NO FLASH

Winfried Kretschmann (dcha.), de Los Verdes, y Nils Schmid (SPD): los ganadores en Baden-Wurtemberg.

De acuerdo con los resultados provisionales del escrutinio, la CDU obtuvo en Baden-Wurtemberg 39 por ciento, perdiendo más de cinco puntos porcentuales.

Sus aliados del Partido Liberal perdieron casi la mitad de su caudal electoral y consiguieron a duras penas la representación parlamentaria, con el 5,3 por ciento.

Grandes ganadores de los comicios en Baden-Wurtemberg fueron Los Verdes, con 24,2 por ciento de los votos (11,7 en 2006). Los socialdemócratas cedieron dos puntos, para ubicarse en un 23,1 por ciento.

Aun así, socialdemócratas y verdes cuentan con la mayoría necesaria para desplazar a los democristianos del gobierno de ese Estado federado. Un político verde encabezará con toda probabilidad por primera vez un gobierno de un Estado federado de Alemania.

"Hemos conseguido un cambio histórico en este Estado", dijo Winfried Kretschmann, el candidato de Los Verdes que se perfila como próximo primer ministro.

Debate atómico, decisivo en las elecciones

El debate en torno al uso de la energía nuclear desatado tras el accidente en la central de Fukushima, Japón, dominó la campaña, en especial en Baden-Wurtemberg, un Estado con cuatro centrales nucleares y cuyo gobierno defendía categóricamente la ampliación de la vida útil de los reactores.

Landtagswahlen SPD Kurt Beck am 27.03.11

Kurt Beck (SPD): logra permanecer en el poder en Renania-Palatinado, pero apenas.

La moratoria del plan de alargue de la vida útil de las centrales atómicas anunciada por el gobierno de Merkel y la decisión de desconectar las plantas más antiguas fueron interpretadas por muchos electores como una mera maniobra electoral.

"Hoy se tomó la decisión definitiva para el fin de la energía atómica en Alemania", proclamó el presidente del SPD, Sigmar Gabriel.

También el vicejefe del Gobierno federal, el liberal Guido Westerwelle, admitió el papel preponderante que tuvo el temor a los peligros que encierra la energía nuclear: "Fue un voto sobre el futuro de la energía atómica. Hemos entendido el mensaje".

Los comicios de Baden-Wurtemberg eran considerados la principal prueba para Merkel y sus socios liberales en una serie de siete elecciones en Estados federados, que finaliza en septiembre con la cita en la ciudad-Estado de Berlín.

El revés en Baden-Wurtemberg asesta un duro golpe a Merkel, que ya perdió en lo que va de la legislatura otros dos Estados, Renania del Norte-Westfalia y Hamburgo.

Renania-Palatinado, también rojiverde

La suerte también fue esquiva para la CDU y sus aliados liberales en Renania-Palatinado. Allí, Los Verdes se erigieron también como ganadores de los comicios al triplicar sus resultados y dar la posibilidad a los socialdemócratas de mantenerse en el poder pese a haber sufrido drásticas pérdidas.

El SPD encabezado por el primer ministro Kurt Beck cayó al 35,7 por ciento (45,6 por ciento en 2006), mientras que Los Verdes regresaron al Parlamento de Maguncia triplicando su porcentaje al 15,4 por ciento (4,6 por ciento en 2006), resultado que también se interpreta como respuesta a lo ocurrido en Japón, pese a que en ese Estado federado no hay centrales nucleares.

La CDU de Merkel logró un 35,2 por ciento de los votos, pero le faltó un aliado después de quedar fuera del Parlamento el Partido Liberal, con 4,2 por ciento (8 por ciento en 2006). El Partido La Izquierda (poscomunista) fracasó en el intento de superar el mínimo de cinco por ciento en ambos parlamentos de esos Estados federados.

dpa
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda