1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Merkel: "inmensa mayoría de musulmanes respeta la Constitución"

La canciller y otros numerosos políticos alemanes rechazan declaraciones del partido de derecha populista Alternativa para Alemania (AfD) de que el islam supone un peligro para la libertad y la democracia.

La mandataria alemana respondió a la prensa tras un encuentro con el presidente de Indonesia, Joko Widodo, en Berlín.

La mandataria alemana respondió a la prensa tras un encuentro con el presidente de Indonesia, Joko Widodo, en Berlín.

"En Alemania tenemos una Constitución que garantiza la libertad de religión y credo y esto se aplica también naturalmente a los musulmanes en nuestro país", afirmó la mandataria alemana tras un encuentro con el presidente de Indonesia, Joko Widodo, en Berlín.

Merkel reaccionó así a las declaraciones de Beatrix von Storch, eurodiputada y vicejefa de AfD, quien aseguró en una entrevista publicada por el dominical alemán Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung, que el islam es "incompatible con la Constitución" alemana. La política populista refutó que el islam fuese parte constitutiva de la nueva Alemania: "Muchos musulmanes son parte de Alemania, pero el islam no es parte de Alemania", dijo.

Libertad de religión y culto

Las declaraciones de von Storch desataron este lunes (18.04.2016) una ola de indignación entre políticos y personalidades de todo el espectro político y religioso. "La práctica ha demostrado que la inmensa mayoría de los musulmanes practican su religión aquí en el marco de la Constitución", aseguró Merkel. Si éste no fuera el caso, entonces los órganos de seguridad decidirían sobre una vigilancia. "Pero la regla general y la inmensa mayoría respetan exactamente lo que establece la Constitución", indicó.

Previamente, el portavoz de Merkel, Steffen Seibert, había manifestado la repulsa del Gobierno alemán a las declaraciones de AfD, recordando que Merkel ya ha aclarado en numerosas ocasiones que el "islam forma parte innegablemente de Alemania", puesto que la Constitución garantiza la libertad de religión y culto.

Beatrix von Storch, eurodiputada y vicejefa de AfD, aseguró en una entrevista publicada por el dominical alemán Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung, que el islam es incompatible con la Constitución alemana.

Beatrix von Storch, eurodiputada y vicejefa de AfD, aseguró en una entrevista publicada por el dominical alemán Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung, que el islam es "incompatible con la Constitución" alemana.

¿Quién es extremista e inconstitucional?

Más bien es la posición de AfD sobre el islam la que "prueba un pensamiento claramente extremista incompatible con la Constitución", declaró el responsable de iglesias y comunidades religiosas del grupo parlamentario de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y Social (CSU), Franz Josef Jung, al diario alemán Die Welt.

En sentido parecido se pronunció el secretario general de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller, Peter Tauber, al señalar que tal pronunciamiento indica que la AfD "tiene serios problemas con nuestro orden constitucional". AfD difama en bloque a toda una creencia y quiere limitar la libertad de religión con la prohibición de los minaretes e incita al odio de las personas, apuntó también el vicepresidente de la CDU, Armin Laschet, en el diario Rhein-Neckar-Zeitung. "Los servicios secretos alemanes deberían tenerlos en su punto de mira", agregó.

El Consejo Central de los Musulmanes de Alemania fue más allá y

comparó el AfD con el partido de Adolf Hitler (NSDAP).

"Por primera vez desde la Alemania de Hitler hay un partido que desacredita a toda una comunidad religiosa y amenaza su existencia", declaró su presidente, Aiman Mazyek, en la radio NDR. "El objetivo de AfD es crear una república sin democracia y libertad", agregó.

"Prejuicios infundados" para captar electores

Mientras, desde el Partido Socialdemócrata (SPD), socio de Merkel en el Gobierno de coalición, alertan de que AfD aviva "peligrosos prejuicios infundados". La responsable del SPD para iglesias y comunidades religiosas, Kerstin Griese, recordó en el diario Die Welt que existe un islam compatible con la Constitución y que no se debe generalizar la existencia de unos pocos grupos extremistas a toda la religión por completo.

Las críticas también llegaron desde la oposición. La presidente de Los Verdes, Simone Peter, señaló en Internet que la libertad de religión es un derecho fundamental. "Quien lo cuestione va contra la ley", escribió en Twitter, para luego recordar con un retuit que el borrador de programa de AfD se opone a la perspectiva de género, aboga por la imagen de familia tradicional y condena la homosexualidad, de modo que habría que preguntar a sus militantes con ironía: "¿Qué tiene el AfD contra la sharia?"

Mientras, el vicepresidente de la fracción parlamentaria de Los Verdes, Konstantin von Notz, echó en cara al AfD valerse de la xenofobia para captar electores. "El problema no son los minaretes, los velos o la la llamada del almuecín, sino el racismo contra una minoría religiosa", declaró asimismo Christine Buchholz, portavoz de asuntos religiosos del grupo parlamentario de la Izquierda. Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, el socialdemócrata alemán Martin Schulz, acusó a AfD de ser una "vergüenza para Alemania" y calificó de "indecente" que se coloque "bajo sospecha generalizada" a toda una comunidad religiosa.

De cara a las elecciones generales

AfD, fundado en 2013 como plataforma euroescéptica y

reconvertido en 2015

en un partido de corte islamófobo y antiinmigración, sacó provecho de la

crisis de refugiados

y obtuvo resultados récord en la triple elección regional celebrada hace un mes en Alemania, con porcentajes que oscilaron entre el 12 y el 24 %.

Está presente en las cámaras regionales de seis de los 16 estados federados alemanes, así como en la Eurocámara, aunque sin escaños en el Bundestag. Pero, aunque las próximas elecciones generales no tendrán lugar hasta el año que viene, los sondeos a nivel nacional les otorgan una perspectiva de voto del 12 % desde hace unas semanas. Con la mira puesta en esas elecciones generales, el partido se reunirá dentro de dos semanas en Stuttgart para plasmar sus propuestas contra el islam en su primer programa político.

Entre sus propuestas figuran prohibir símbolos musulmanes como los minaretes, la llamada a la oración o prendas que cubren por completo a la mujer, como el burka, además de controlar de forma más estricta las mezquitas del país. En Alemania vivían unos cuatro millones de musulmanes antes de la escalada de la crisis de refugiados. La mayoría de los cerca de 1,1 millones de solicitantes de asilo que llegaron al país sólo en 2015 son también musulmanes.

RML (dpa, efe)

DW recomienda