1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

"Merkel ha cometido un gran error"

Intelectuales alemanes criticaron la decisión de Merkel sobre el caso Böhmermann. En entrevista con DW, Klaus Staeck, expresidente de la Academia de Artes, acusó a la canciller de arrodillarse ante Erdogan.

DW: La canciller ha autorizado el proceso penal a Jan Böhmermann. ¿Qué opina usted de esta decisión?

Klaus Staeck: Ya me temía esta decisión. La canciller ya había cometido un error, en su momento, al calificar la sátira de Böhmermann como “intencionalmente hiriente”. A dicho error, le añadió este nuevo gran error. Ella se vio en aprietos y tuvo que decidir entre Erdogan y la libertad de expresión. Y debido a que era evidente que se encontraba en una difícil situación, ella optó por Erdogan.

¿Cuál es el error de Merkel en concreto?

Böhmermann recitando el poema sobre Erdogan.

Böhmermann recitando el poema sobre Erdogan.

Aquí tenemos separación de poderes. Si un insulto se cometió o no, lo deciden los tribunales. Yo mismo he tenido decenas de veces el "placer" de ser sometido a juicio por una obra satírica. Por suerte, siempre he actuado correctamente y nunca he sido condenado. Por lo tanto, siempre he tenido una gran confianza en los tribunales. En el caso del señor Böhmermann, primero se tiene que llegar al juicio y la fiscalía tiene que imputar los cargos. Sin embargo, creo que Böhmermann tiene buenas posibilidades ante los tribunales alemanes. Estos siempre han sido muy protectores de la libertad de expresión, al menos hasta ahora.

Su pronóstico para Böhmermann, en caso sea demandado, suena optimista. Usted criticó incluso el poema satírico como algo que “sobrepasa los límites”…

La pregunta es si el poema fue una sátira buena o mala. No sé si este poema se ha ganado un lugar especial en el mundo de la sátira. Aún así, estoy del lado de Böhmermann, independiente de si el poema me parece bueno o malo. Lógicamente, la libertad de expresión pesa más. Y este es un derecho que tiene Böhmermann de todas formas.

¿Cree usted que la libertad de expresión y la de arte en Alemania se ven restringidas por esta decisión?

La decisión muestra, en primer lugar, la debilidad del gobierno y, sobre todo, la de la señora Merkel. Si la libertad de expresión se verá limitada por este caso, está aún por verse. Sería un desastre si alguien que atropella la libertad de expresión en su propio país ganara por este caso en un país democrático. Ese escenario sería terrible. Pero estoy seguro de que los jueces se decidirán por la libertad de expresión, que es el principal aspecto de este caso, y no el de la dependencia de Angela Merkel por el acuerdo con Turquía sobre los refugiados. Obviamente, ella se quiere doblegar para salvar el acuerdo. Ese es el verdadero trasfondo de la decisión de Merkel.

¿Se metió Merkel de este modo en un callejón sin salida?

Sí, y ella se encuentra todavía en ese callejón sin salida. La decisión la ha delegado a los tribunales, de los que ella, finalmente, también forma parte. Al haber realizado antes una calificación apresurada, Merkel dio a entender su diagnóstico sobre el caso. Esta calificación, sin duda, animó más a Erdogan para entablar una denuncia penal.

Usted ha sido sometido a juicios por sus obras provocadoras. ¿Qué le aconsejaría entonces a Böhmermann?

Que mantenga la calma y que no se le ocurra ponerse una soga más al cuello. Ese sería claramente el camino errado. No existe sátira sin riesgo. Todo aquel que trabaja en esta profesión lo sabe. Y además: la inmensa solidaridad que recibe ahora el señor Böhmermann, me hubiera gustado tenerla en mis procesos.

El alemán Klaus Staeck, nacido en 1938, es diseñador gráfico, caricaturista y abogado. Entre 2006 y 2015 fue presidente de la Academia de Artes de Berlín.



DW recomienda