Merkel busca en China apoyo para solucionar la eurocrisis | Alemania | DW | 01.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Merkel busca en China apoyo para solucionar la eurocrisis

Es su primer viaje fuera de Europa este año, y Angela Merkel busca apoyo del Gobierno chino para solucionar la crisis de la eurozona.

Merkel en Pekín: ¿ayudará China a la eurozona?

Merkel en Pekín: ¿ayudará China a la eurozona?

En 2012 se cumplen 40 años del comienzo de las relaciones diplomáticas germano-chinas. Caracterizados al comienzo por la cautela y los contrastes entre sus sistemas gubernamentales y sociales, los contactos entre China y Alemania se han transformado, entretanto, en una relación económica y política estable. Alemania es el socio económico más importante de China en Europa, y para las empresas alemanas el mercado chino posee un rol central.

En 2011 se realizaron las primeras consultas germano-chinas, encuentros entre los jefes de Gobierno y diversos ministros de ambos países, que Alemania sólo llevó a cabo –fuera de Europa- con Israel e India. Ese instrumento diplomático muestra a las claras el valor que atribuyen ambos Estados a sus relaciones bilaterales, dice Eberhard Sandschneider, director de la Sociedad Alemana de Política Exterior. “Se trata de una valoración claramente institucional, que también señaliza que la esencia de esas relaciones está cobrando importancia tanto en lo político como en lo económico, y para ambas partes”, explica el experto.

Merkel se reunirá con líderes chinos

Este jueves, 2 de febrero, Angela Merkel viaja a China en una visita que, si bien no se producirá en

Angela Merkel y Wen Jiabao en Berlín.

Angela Merkel y Wen Jiabao en Berlín.

el marco de las consultaciones germano-chinas, la llevará a encontrarse en Pekín tanto con el jefe de Gobierno chino, Wen Jiabao, como también con el jefe de Estado y del Partido Comunista chino, Hu Jintao. En esa ciudad, la canciller alemana también sostendrá un discurso en la Academia China de Ciencias Sociales. El viernes, Merkel seguirá su recorrido con destino a la ciudad sureña de Guangzhou.

El núcleo de las conversaciones entre Merkel y los líderes del Gobierno chino lo conformarán la situación financiera mundial y, en especial, la crisis de endeudamiento en Europa, informó el ministerio chino de Relaciones Exteriores. Además, se hablará sobre una ampliación de las relaciones bilaterales. Otros temas serán la situación en Corea del Norte luego de la muerte del dictador Kim Jong-Il y la disputa acerca del programa nuclear iraní, según reportó la agencia DPA.

Crisis del euro, en el foco de las conversaciones

La Unión Europea espera ayuda de China, en especial en lo referente a la eurocrisis. Gu Xuewu, politólogo y docente de la Universidad de Bonn, parte de que Angela Merkel tratará de obtener apoyo chino para el euro. “Lo que tenemos en Europa no es sólo una crisis financiera, sino también una crisis de confianza”, señala Gu, y agrega que muchos países tienen problemas para vender sus bonos fiscales. “Por supuesto que sería bueno si el Gobierno chino estuviera dispuesto a comprar más bonos europeos”, subraya.

Y a China no le falta dinero para la compra de bonos europeos, ya que posee la mayor cantidad de reserva en divisas del mundo: unos 3,2 billones de dólares. Pero está por verse si con ese dinero China ayudará a Europa a salir de la crisis monetaria. En diciembre, el viceministro de Exteriores chino, Fu Ying, se encargó de bajar las expectativas diciendo que China no piensa colocar un gran porcentaje de sus reservas para colaborar con los países de la zona euro.

Diferencias con respecto a Irán

Debido al desarrollo de los acontecimientos, Irán será también un tema durante la

Merkel observa figuras de la Armada de Terracota en X'ian.

Merkel observa figuras de la Armada de Terracota en X'ian.

visita de Merkel a China. El 23 de enero, la Unión Europea resolvió aplicar severas sanciones contra Irán. A partir del 1º de julio entrará en vigor un embargo que cancelará todas las entregas de petróleo iraní en Europa, y las cuentas del Banco Central de Irán en Europa se congelarán de inmediato. La UE apuesta a que también otros compradores importantes del petróleo iraní participen en las medidas contra Teherán. Pero China rechaza las sanciones, calificándolas de “poco útiles”.

Más de un quinto de las exportaciones iraníes de petróleo están destinadas a China. El comercio entre ambos países creció –según datos de Irán- en un 55 por ciento en 2011. Es por eso que Gu Xuewu duda que China ceda en su posición respecto de Irán en favor de Alemania y la UE. Y es allí donde ve un potencial de conflicto, “porque Alemania, junto con la UE, está decidida a ejecutar el embargo de petróleo contra Irán”. Y dice que, por motivos políticos y económicos, China no lo apoyará.

Oídos sordos en cuanto a derechos humanos

En lo que a la situación de los derechos humanos en China se refiere, la evolución de los sucesos en los últimos meses es preocupante. Las autoridades chinas

Manifestantes tibetanos en Berlín.

Manifestantes tibetanos en Berlín.

atacan tan duramente a los críticos al régimen como no lo hacían hace décadas. Recientemente, se produjeron intensas protestas de tibetanos en las que, según informaciones oficiales de China, dos tibetanos fueron tiroteados por fuerzas de seguridad chinas. Grupos de exiliados tibetanos hablan, sin embargo, de al menos cinco muertos.

Eberhard Sandschneider, de la Sociedad Alemana de Política Exterior, no cree, empero, que las palabras de advertencia de la canciller alemana puedan cambiar algo en cuanto a la situación de los derechos humanos en China. “Si se refiere al tema, lo hará por consideración a la política alemana, porque es lo que se espera de ella”, dice. El resultado de ese discurso, sin embargo, ya está fijado de antemano, asegura el especialista. “No logrará cambiar nada en cuanto a derechos humanos en China”, afirma.

Ya en el pasado, el Gobierno chino hizo oídos sordos al tema de los derechos humanos. Durante una visita a los EE. UU., a comienzos de 2011, el jefe de Estado chino, Hu Jintao, no respondió a la pregunta crítica de un periodista, supuestamente por que “había problemas técnicos” y no pudo escucharla. Y también, como por casualidad, al primer ministro, Wen Jiabao se le cayeron los auriculares durante su visita a Alemania en 2011, y no logró escuchar la traducción de una pregunta, justamente acerca de los derechos humanos en su país.

Autor: Christoph Ricking/ Cristina Papaleo
Editor: Enrique López

DW recomienda