1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Medir, fundamental para incrementar el compromiso climático

Aunque el Acuerdo de París contempla la contabilidad, hacen falta utensilios que muestren, de manera transparente, la efectividad de las medidas llevadas a cabo por los países para cumplir con sus compromisos climáticos.

La definición de las reglas de contabilidad puede ayudar de manera significativa a mitigar los efectos del cambio climático y conseguir el objetivo de que el aumento de la temperatura mundial no sobrepase los dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales, tal y como establece el Acuerdo de París. No obstante, desde hace un año y medio Costa Rica, Colombia y México ya están trabajando en ello en el marco de un proyecto sobre normas de contabilidad para el logro de los objetivos de mitigación que se presentó durante un evento paralelo celebrado en el marco de las negociaciones climáticas que se llevan a cabo desde hace una semana en Bonn (Alemania).

En el marco de la Iniciativa a la Protección Climática Internacional (IKI), el proyecto cuenta con una financiación de cerca de 3 millones de euros aportados por el Ministerio Federal Alemám de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Obras Públicas y Seguridad Nuclear (BMUB), con un 90 por ciento del capital, y el Oeko-Institut de Berlín. Implementado por la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ), durará hasta julio de 2017 y apoya a los tres países en el desarrollo de un sistema de contabilidad, el seguimiento del avance y les ayudará en la implantación y en la divulgación de la información. De esta manera, las experiencias de estos tres países podrán servir de modelo “si se adoptan una serie de mismos criterios que puedan implantarse de manera individual”, consideró Jacob Graichen, investigador de Oeko-Institut de Berlín y colaborador en el proyecto.

El programa piloto definirá los parámetros de medición, como, por ejemplo, la captura del carbono en los bosques; los datos que necesitan para hacer los cálculos y la metodología de medición sobre el avance. “Sólo puedes gestionar aquello que puedes medir y en 2025 querrás saber donde estás en relación a tu meta en tiempo real”, dijo argumentando su utilidad.

El investigador también recordó que los principios del Acuerdo de París sobre transparencia incluyen la mejora continua de las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés) y evitar el doble conteo. “Hay mucho trabajo para incrementar las NDC, ¿pero cómo sabremos si un país ya las ha alcanzado?”, se preguntó.

Mismo idioma, distintas realidades

“De verdad necesitamos empezar a trabajar con transparencia, analizando nuestras capacidades y nuestras necesidades”, apuntó Iris Jiménez, Directora de Vinculación y Seguimiento Internacional del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de México.

Costa Rica, que cuenta con un mercado nacional de carbono, está desarrollando un sistema de monitoreo y verificación y transparencia denominado Sistema Nacional de Métrica en cambio climático (SINAMECC) que integrará todos los diferentes datos que se generen. Sin embargo, para ello se deberán superar algunas dificultades como la obtención de información en algunos sectores. “En transporte se debe invertir en encuestas origen-destino, conteos de los usuarios del transporte público, conteos de los vehículos que circulan por ciertas zonas y la aplicación de los modelos para entender patrones de movimiento, entre otros”, explicó Andrea Meza, Directora de Cambio Climático de Costa Rica.

Por su parte, Colombia, cuyo compromiso nacional es un 20% de reducción de gases de efecto invernadero, aporta su experiencia sobre interlocución interministerial al proyecto. El país está trabajando con una estrategia de mitigación que desliga el crecimiento económico con las emisiones de carbono a través del desarrollo de unos planes de acción sectorial en cinco carteras: el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, el Ministerio de Minas y Energía, el Ministerio de Transporte, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Local y el Ministerio de Industria.

“Las reglas de contabilidad nos han ayudado a describir qué subsectores pertenecen a qué carteras, qué subsectores tienen una responsabilidad compartida entre carteras y qué subsectores no están cobijados por ninguna cartera”, aseguró Giovanni Pabón, Coordinador de mitigación de la Dirección de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible colombiano. “Si tienes más información puedes tomar mejores decisiones a nivel sectorial”, concluyó.

DW recomienda