1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Diga usted

"Medios democráticos y respeto por las fronteras"

Esto lo que opinan los usuarios de DW-WORLD sobre el conflicto entre Ecuador y Colombia. Escríbanos y participe.

default

El Ministro de Defensa colombiano Juan Manuel Santos saluda al Comandante General de las Fuerzas Armadas de Colombia, Fredy Padilla.

Dos elementos se pueden considerar frente a la situación: 1. El gobierno de Ecuador ha sido incapaz de evitar que las FARC permanezcan en su territorio, es decir, por omisión favorecen a las FARC, quienes, como grupo terrorista, no dejan vivir en paz al pueblo colombiano. 2. La entrada del ejército colombiano al territorio de Ecuador debió ser consultada, se podría considerar como un grave error de la política de exteriores de Colombia, dicha incursión.
Pedro Sánchez, Colombia

Sin lugar a dudas, Colombia en un vecino no deseable para nadie. Los países limítrofes han sufrido las consecuencias de la debilidad del Estado colombiano desde hace más de sesenta años. Pero más recientemente, Venezuela y Ecuador han visto alterada su tranquilidad por el narcotráfico y el paramilitarismo de Colombia, apoyado y patrocinado por las más altas élites políticas y económicas y por las FARC y los demás grupos guerrilleros formados hace cuarenta años por las consecuencias de la llamada "violencia" de los años 50, que dejó cientos de miles de víctimas por muertos y desplazados. Mientras en Colombia no haya una reforma agraria y no se garanticen los derechos de la mayoría, Colombia no dejará de ser un país violento. El narcotráfico sigue campante y ahora con más poder no obstante las 700 y más extradiciones a EE. UU., el paramilitarismo no sólo no ha desparecido sino que ahora maneja al menos una parte del Estado y la guerrilla así acaben a las FARC renacerá porque las causas siguen vigentes. Tanto Venezuela como Ecuador tienen derecho a la legítima defensa de las agresiones de que son víctimas por el Ejército colombiano, por el narcotráfico, el paramilitarismo y la guerrilla.
María Cristina Quiroga, Colombia

Me impresiona la buena información y comentarios que muestran en el artículo sobre la situación de Colombia. En Colombia mucha gente dice que se "deschavetó", este señor Chávez. Uno no puede ser juez y parte, que es lo que el este señor esta tratando de hacer, por que indudablemente él está del lado de las FARC y confía que estas le den el respeto internacional que tanto necesita y que cada día hace lo posible por perderlo con acciones desmedidas e irracionales. Me llama la atención lo profundo de sus observaciones, y el buen conocimiento de Colombia. Colombia es un país hermoso y con los brazos abiertos a los extranjeros. Personalmente conozco muchos alemanes, que viven enamorados de Colombia. Alemania conoció una guerrilla visceral e injustificada en el Ejercito Rojo (RAF) que azotó Alemania en los años 70 este es el perfil de esta guerrilla de las FARC alimentada por el narcotráfico y el terrorismo.
Javier Bradford, Colombia

Uno de los pilares básicos de nuestra sociedad democrática es el respeto a la ley, incluso por los gobernantes e instituciones. Un Inspector de Hacienda, por ejemplo, necesita de una autorización judicial para registrar una vivienda en busca de pruebas de crimen fiscal. El respeto a la ley me parece igualmente válido y necesario en el contexto internacional. Estados Unidos mantiene hace años el llamado "Plan Colombia", con aporte de dinero y logística militar al Gobierno Colombiano. Del enfrentamiento de las tropas colombiano-estadounidenses con grupos de las FARC, parece que está claro que hubo violación de la frontera internacional de Ecuador. Eso ya seria lo suficiente para "ilegalizar" la acción, independientemente de lo que diga el Presidente de Venezuela Hugo Chávez, o de que el Presidente Correa se alinee con Chávez o no. Me parece que no se debería respaldar la violación unilateral de la soberanía de Ecuador. Hay medios democráticos para la solución de este tipo de problema. Para eso están los organismos internacionales, la diplomacia, los Ministros de Exteriores, etc. Soy brasileño y vivo en España. Al igual que deseo que respeten las fronteras de mi país, deseo lo mismo para Ecuador, Perú, Venezuela, Colombia, Argentina, Panamá, siempre con respeto a los principios democráticos que deben regir nuestra convivencia. Me preocupan actitudes unilaterales con violación de las reglas, aún más si acompañadas de guerra. Diría que "el actuar" de forma unilateral va en contra de la democracia. Me parece que quién fue a la guerra fueran las tropas colombianas/estadounidenses. Veo eso como un acontecimiento desagradable para América Latina. No necesitamos de guerras, y sí de diplomacia, convivencia, respeto y cooperación.
Joao Carlos Loebens, España

Los tres países involucrados reconocen a Simón Bolívar como su héroe máximo. Los tres países involucrados tienen los mismos colores en sus banderas. Los tres países involucrados necesitan eliminar la miseria y elevar el sistema educativo como el resto de nuestra América. Sería bueno que recordaran las palabras del Martín Fierro."Los hermanos sean unidos, es esa la ley primera/ tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea/ pues si entre ellos pelean los devoran los de afuera". Ojalá lleguemos algún día a una América Única, tal como está llegando Europa.
Oscar Rubens, Argentina

Es ridículo que un país que se dice ser democrático y respetuoso de "todos los derechos" quebrante los derechos de otros países, como si estuviera en su propia "patria" donde los que tienen el dinero tienen el poder y creen que con una disculpa lo arreglan todo, ¿En donde esta el respeto? . Nos ganaremos una guerra por "el simple error de unos pocos".
ctor Ortega, Colombia

Creo que es muy simplista la opinión del entrevistado. Soy venezolano, y la verdad es que Colombia se está convirtiendo, desde mucho tiempo atrás, junto a los Estados Unidos, en un problema para la región. Se habla de las FARC, pero no se menciona nada de los paramilitares, de secuestros de venezolanos, del narcotráfico por parte de los paramilitares, de copias ilegales de ropa, música, de partes de vehículos, libros, entre otros. La sociedad colombiana está trastocada. El presidente Uribe tiene el 70 por ciento de aceptación. Los colombianos ven con normalidad todo lo que les ocurre a sus vecinos. Venezuela tiene 4 millones de colombianos desplazados que Colombia ni se preocupa por repatriar. Unos tantos tienen Ecuador, Brasil, Perú, Bolivia. Junto a Estados Unidos, Colombia se ha encargado de acusar a cada vecino de colaborar con el narcotráfico, de esta forma señalan con el dedo acusador a presidentes, ministros, alcaldes, no tan sólo de Venezuela, sino de otros países de la región. El primer consumidor y el primer productor de cocaína del mundo con estas acciones pretenden desestabilizar la región. Los periodistas en una y otra ocasión le han preguntado a los liberados sopor la FARC, si existían venezolanos secuestrados en campamentos de la FARC, y la respuesta ha sido la misma: no existen venezolanos secuestrados por las FARC, tan sólo son colombianos. El hampa desbordada en Colombia secuestra a venezolanos que posteriormente son llevados a Colombia. Como todo en Colombia el secuestro es un negoció, la vida y la muerte es un negocio. El negoció del narcotráfico Colombiano corrompe, destruye familias, mata. La sociedad Colombia tiene que analizarse así misma, no puede seguir causando problemas a sus vecinos. Se perdieron los valores básicos.
Salvador Clavo, Venezuela

Leí el articulo del señor Blumenthal y veo con inquietud que ya tomó partido por el señor Uribe, que ahora tiene el derecho que antes tenían los yanquis de invadir países sin más argumento que ser un peligro para ellos. Son los mismos argumentos, cuando se invadió a Irak, que poseía armas de destrucción masiva, que aún nadie ha visto y vera, por la sencilla razón que jamás existieron. Si las relaciones internacionales se ven por ese rasero, estaríamos en serios peligros de conflictos internacionales y cada país se puede creer con el "derecho" de invadir a otros por que si. Independientemente de nuestras simpatías, debemos llamar y repudiar, cualquier tipo de agresión, imponer un justo castigo al agresor, no hay otro camino para mantener la Paz. Uribe debe sentir el repudio de la comunidad internacional, de otra forma se envalentonará y proseguirá en este peligroso camino.
Iván Caro, Chile

La irresponsabilidad del Gobierno colombiano de poner en riesgo las vidas de los secuestrados demuestra la poca importancia que tiene sus vidas. ¿Qué tienen que perder la FARC si son un ente terrorista? Por venganza puede liquidar a todos los secuestrados, que ya son una carga operacional para ellos y las consecuencias de acciones bélicas desastrosas. Uribe: ¿eso no es terrorismo?
Ricardo, Paraguay

Durante 40 años, hemos sufrido a manos de los degenerados integrantes de las FARC, sólo secuestros, asesinatos y violencia. Es por ello, que está plenamente justificado el haber incursionado en el Ecuador, para dar de baja al narcos terrorista, alias Raúl Reyes y máxime que el gobierno del Ecuador, se ha dedicado a darles protección a esos bandidos por congraciarse con el señor Hugo Chávez, comandante de las FARC, en Venezuela. Por eso los colombianos de bien, los que vivimos acá, respaldamos esta decisión de nuestro presidente Álvaro Uribe.
Alexander López, Colombia

En la lucha contra las bandas armadas de delincuentes, como son las FARC, todos los países democráticos deben unirse y trabajar mancomunadamente. Por esa razón se justifica plenamente la excursión de Colombia en defensa de su integridad territorial y su soberanía. Lo que no puede justificarse es la reacción de algunos gobernantes, aunque puede entenderse en algunos casos porque son dictaduras cercanas a la guerrilla de narcotraficantes, ya que si nadie le prestara apoyo, en poco tiempo se podría eliminar a esos criminales y Colombia profundizar el desarrollo económico y social que muestra en la actualidad, pese al delictivo accionar de esos grupos minoritarios.
Guillermo Hassel, Argentina

Permítanme decir que la incursión de hace dos días no fue contra Ecuador, sino en persecución de un grupo guerrillero que le ha hecho mucho daño a Colombia y al mundo; que eso quede claro. Siempre hemos querido tener buenas relaciones con nuestros países hermanos (incluyendo a Ecuador y a Venezuela), pero algunos líderes allí incitan a sus pueblos contra el nuestro. Para mí y para 43 millones de colombianos es doloroso que el nombre de nuestro país vaya de boca en boca, como el de un sitio de maldad, agresivo o irrespetuoso de los demás, cuando en realidad somos víctimas del fanatismo, el oportunismo o el terrorismo de algunos personajes que andan en busca de protagonismo y poder. Soy una persona de 50 años de edad que, desde una silla de ruedas a partir los 10, ha visto y experimentado la fortaleza de un pueblo que lucha por salir adelante, que ha sentido el orgullo de vivir en un país bellísimo que produce el mejor café suave del mundo y las mejores esmeraldas, que ha sido cuna de protagonistas del desarrollo humano como Gabriel García Márquez o Fernando Botero, o que emocionan el aire como Shakira o Juanes, por mencionar unos pocos. Desde mi dificultad para moverme, para hablar, para respirar, para digitar estas palabras en mi computadora, quiero contarles que mis compatriotas son gente maravillosa que quiere vivir en paz. Son gente que quiere esforzarse y salir adelante, como cualquier ser humano. No todos están de acuerdo con sus gobernantes y líderes, hay debate y posturas ideológicas contrarias, pero es incuestionable que nadie quiere la violencia o el terrorismo. Y queremos que el mundo lo sepa. Yo quiero ser vocero no sólo de las personas con discapacidad, sino de todos esos 43 millones de personas que agradecemos a Dios que nos haya puesto en este magnífico rincón de la Tierra que se llama Colombia. Invito a los lectores de este sitio a que visiten mi país (en mi casa vive como huésped un muchacho alemán que está entusiasmado y feliz enseñando su idioma a jóvenes y niños de Bogotá). Porque Colombia necesita que la conozcan de cerca y no a través de sus enemigos gratuitos o de la “prensa amarilla”. A todos, incluidos los pueblos de Ecuador y Venezuela, un abrazo cálido, sincero y fraternal del pueblo colombiano.
Jorge E Sierra Reyes, Colombia

Colombia con su Presidente a la cabeza como jefe del ejército nacional debe atacar todos los grupos terroristas que atenten con la seguridad del país, no importa dónde. Es sabido de los campamentos de las FARC en Ecuador con la protección de Correa. Ahora lo que debe explicar Correa es por qué permite campamentos de terroristas en su sagrado territorio, ¿o es un "lacayo" de Chávez?
Ricardo Carrón Olaya, Colombia

Sus comentarios, opiniones y críticas son siempre leídos con atención. Dada la gran cantidad de correo recibido, no se garantiza una respuesta personalizada. DW-WORLD se reserva el derecho a publicar sin aviso previo las opiniones de sus usuarios, adaptadas y no siempre completas. Las opiniones vertidas en esta página son de exclusiva responsabilidad de quienes las han enviado.

¿Desea saber más sobre los temas de opinión? Cliquee en los artículos que figuran abajo y compártalos con otros lectores. Su opinión nos interesa. ¡Escríbanos!

DW recomienda