Medios: Criminal de guerra nazi trabajó como espía en Sudamérica | América Latina | DW | 25.09.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Medios: Criminal de guerra nazi trabajó como espía en Sudamérica

El criminal nazi Walther Rauff, inventor de los llamados "camiones de la muerte" y acusado de matar a unas 97.000 personas, trabajó para el servicio de espionaje de Alemania occidental en Chile y Ecuador, afirman.

default

Walther Rauff fue cuestionado por su pasado nazi desde tiempos en que vivía en Chile. (Archivo)

Los presuntos hechos son señalados hoy en la edición electrónica del diario "Bild". La publicación se basa en el expediente de Rauff desclasificado por el servicio alemán de espionaje BND. Rauff murió en 1984 en Chile, cuya Corte Suprema rechazó la extradición a Alemania.

Rauff, miembro de las SS y uno de los principales responsables del desarrollo y el uso de camiones de gas para el asesinato de miles de personas, huyó tras la Segunda Guerra Mundial de un campo de internación en Italia a Ecuador, donde se radicó como comerciante.

En esta época fue reclutado por el empleado del BND Wilhelm Beissner, que lo conocía del ministerio de seguridad del régimen nazi de Adolf Hitler.

Rauff fue entrenado como agente de inteligencia entre 1960 y 1962 a pesar de que había sido emitida contra él una orden de detención por sus crímenes del nazismo.

Sus informes resultaron "mayormente sin valor" para el BND, que le redujo por ello los honorarios. Hasta 1963 recibió del servicio de inteligencia de Alemania Federal más de 70.000 marcos (el equivalente a unos 35.000 euros).

Rauff llegó a Chile en 1958 y se instaló en Punta Arenas porque su vida se había tornado insegura en Ecuador. Trabajó en firmas alemanas o de alemanes hasta el 4 de diciembre de 1962, cuando fue detenido por un pedido de extradición llegado a Chile desde la Fiscalía General de Hannover.

Sin embargo, dos años más tarde la Corte Suprema chilena rechazaba la solicitud de extradición y lo puso en libertad. Posteriormente, el régimen del dictador Augusto Pinochet volvió a negar la extradición de Rauff, cuya captura reclamaba el "cazador de nazis" Simon Wiesenthal.

"Los documentos muestran que dentro de los servicios secretos se formó todo un grupo nazis que se ayudaban mutuamente. Y eso en tiempos en que la República Federal había redoblado la caza a los criminales nazis", dijo al diario el historiador Martin Cüppers, del Instituto de Investigación de Ludwigsburg.

DPA

Editor: Enrique López