1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Mayor control a implantes

Médicos alemanes exigen mayor control de los implantes mamarios y celebran la prohibión italiana de llevarlos a cabo en menores de edad.

default

La medida comenzó a ser debatida en Italia tras el escándalo en torno a los implantes defectuosos de PIP.

En Italia se logró lo que en Alemania no ha sido posible todavía: prohibir que los cirujanos operen a menores de 18 años para implantarles prótesis mamarias con fines exclusivamente estéticos. Quienes realicen intervenciones para alterar el tamaño de los bustos de pacientes menores de edad cuando no existen motivos médicos para ello corren el riesgo de recibir multas de hasta 20.000 euros. Tres meses de inhabilitación profesional es otro castigo contemplado en la ley aprobada el 22 de mayo en el país sureuropeo.

“A nosotros nos contentaría mucho que en Alemania se le diera luz verde a una norma tan consecuente como la italiana”, comentó Martina Wenker, vicepresidenta de la Cámara Federal de Médicos de Alemania, al enterarse de que el proyecto de ley presentado en 2010 ante el Parlamento de Roma había sido aprobado. Según un diputado del partido El Pueblo de la Libertad, lo que se busca es evitar que la vida social y sexual de las mujeres se vea ensombrecida por las secuelas de decisiones tomadas durante su adolescencia.

La medida comenzó a ser debatida por los legisladores italianos tras el escándalo en torno a los implantes mamarios defectuosos de la desaparecida empresa francesa Poly Implant Prothese (PIP); éstos estaban rellenos con una silicona industrial potencialmente dañina para la salud y presentaban una tasa de rompimiento inusualmente alta. Las prótesis de PIP fueron exportadas en cantidades conspicuamente elevadas a países de América Latina, como Argentina y Brasil, y de Europa Occidental, como Alemania, Reino Unido, España e Italia.

El clamor por un registro de implantes

Frankreich Brustimplantat von PIP

El escándalo en torno a PIP no parece haber perjudicado al mercado de las cirugías estéticas.

La nueva legislación italiana obliga a los cirujanos a describir en un registro el tipo de implantes mamarios que usan en cada una de sus intervenciones estéticas o médicas. Andree Faridi, presidente de Awogyn, la asociación alemana de expertos en operaciones estéticas, plásticas y reconstructivas, ha instado a sus colegas a hacer lo mismo en un registro colocado en Internet para hacerle seguimiento a cualquier efecto nocivo que las prótesis pudieran traer consigo. Buena parte de los centros alemanes que tratan el cáncer de mamas apoyan esta iniciativa.

Algunos insisten en que el registro voluntario no basta. “Es necesario imponer el registro obligatorio de los productos médicos que son insertados y permanecen en el cuerpo humano durante mucho tiempo”, sostuvo Florian Lanz, portavoz de la Federación Central de Seguros Sociales (GKV, sus siglas en alemán), enfatizando que, por ahora, el proceso de aprobación de productos médicos como implantes mamarios o válvulas cardíacas no puede compararse con los altos estándares vigentes para aprobar la circulación de medicamentos.

A estas alturas, es poco probable que las personas que sopesan la posibilidad de agrandarse los senos no hayan oído hablar del caso PIP, pero eso no parece haber perjudicado al mercado de las cirugías estéticas, que sigue en auge. En Italia se implantan 85.000 pares de prótesis mamarias al año; el 70 por ciento de ellas por razones estéticas, de acuerdo con los especialistas del ramo. En Francia se registran 50.000 operaciones anuales. Y, a juicio de los expertos, el mercado europeo es menos dinámico que el latinoamericano, el estadounidense y el asiático a causa de la crisis financiera, no del escándalo en torno a PIP.

Autor: Evan Romero-Castillo
Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda