1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

May se despide y la UE sigue adelante

La Unión Europea se ha hecho a la idea de la salida de Gran Bretaña. ¿Ahora qué sigue? En la cumbre europea, visiones encontradas hicieron colisión. Christoph Hasselbach informa desde Bruselas.

Para Theresa May fue la última cumbre antes de la separación formal. Si la Cámara de los Lores no se hubiese interpuesto, quizá May ya habría entregado en Bruselas la carta correspondiente. Pero aún así, el famoso Artículo 50 de los Tratados de la Unión Europea será invocado a finales de este mes. Entonces comenzarán las negociaciones para el llamado "brexit”.

Lea también: Reino Unido aumentará impuestos por el "brexit"

Lea también: Cámara alta impone revés al "brexit"

May se retiró de Bruselas la tarde del jueves. Con los planes de la UE a futuro, ella ya no tiene nada que ver. Algunos participantes en la cumbre europea temían que hubiera otra despedida, tras la pugna del gobierno polaco por la reelección de Donald Tusk al frente del Consejo de la Unión Europea. La primera ministra de Polonia, Beata Szydlo, estaba iracunda, pero permaneció hasta el final del encuentro.

Otros se indignan con Polonia. El primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, opina que el comportamiento de Szydlo fue infantil, pero se manifestó confiado en que ella "volverá a la cordura”.

EU Gipfel in Brüssel Merkel Abschluss-PK (Reuters/E. Vidal)

Merkel: el "brexit" es una llamada de atención

Caen tabús

En Bruselas no hay indicio alguno de unidad. Y vaya que la UE la necesitaba. Finalmente, se trataba de definir cómo continuará el bloque comunitario con los 27 miembros restantes, tras el "brexit”.

Los jefes de Estado y de Gobierno participantes reflexionaron acerca de este tema, el viernes. Se preparan así para la cumbre especial de finales de mes, a celebrarse en Roma. Ahí no solo se hablará del futuro de la UE, sino que también se celebrará el 60 aniversario de los Tratados de Roma, que pusieron el fundamento para lo que más tarde sería la Unión Europea.

Anteriormente, la idea de un retroceso en la integración europea era un tema tabú. Hoy se discute de manera abierta. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, había mencionado cinco posibles vías en la antesala de la cumbre de este jueves y viernes: 1. Que las cosas sigan como están, 2. Más Europa (para todos), 3. Menos Europa (para todos), 4. Un mercado interno o 5. Una Europa de distintas velocidades, en las cuales distintos miembros en determinadas áreas colaboran de manera estrecha.

Alemania y Francia impulsan la última alternativa. Algunos países de Europa del este –incluyendo precisamente a Polonia- en cambio la rechazan, pues temen quedar como miembros de segunda clase. Tras la cumbre, Merkel intentó disipar esta impresión. Ante periodistas, dijo que se trata de proyectos comunes” que atañen a cada miembro. Como en cada familia, dijo, "cada miembro tiene acceso a los proyectos, pero no todos hacen uso de ellos.”

Niederlande Wahlkampf Geert Wilders ARCHIV (picture alliance/ANP/M. Beekman)

Geert Wilders quiere cortarle otra estrella a la bandera de la UE

Juncker quiso atajar este "debate ficticio”: de ninguna manera se trata de volver a erigir una "cortina de hierro” entre este y oeste, aclaró. Después de todo, existen áreas como el euro y el Espacio Schengen, en los cuales todos participan.

Nuevas crisis, nuevos proyectos

No obstante, Merkel no rehúye el debate sobre el futuro de la UE. "El punto de partida es negativo”. La inminente salida de Gran Bretaña es una "llamada de atención. ¿Cuán eficientes somos?” No se trata solo de palabras, sino de hechos. Pero como en la crisis del euro, afirma Merkel, algunos proyectos e iniciativas de integración "surgen de la necesidad”.

Pero no solo las perspectivas sobre el futuro de Europa se alejan unas de otras. El panorama político en algunos estados miembro es incierto. De momento, nadie sabe qué pasará en los próximos seis meses, por no decir en los próximos diez años.

¿Cuánta influencia tienen los euroescépticos?

En una semana habrá elecciones parlamentarias en los Países Bajos, y semanas más tarde, en Francia. En ambos países compiten candidatos que promueven la salida de sus países de la Unión Europea. Casi nadie da por hecho que esto sucederá. Pero tanto en el referéndum por el "brexit” como en las elecciones estadounidenses, la mayoría de las encuestas falló.

Pero nada dura para siempre y tampoco lo hará el euroescepticismo. Por lo menos esto es lo que opina Jean-Claude Juncker, quien se atrevió a compartir una visión a futuro: "Espero que llegue el día en que los británicos regresen”, dijo, antes de retirarse a su fin de semana.

 

DW recomienda