1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

May pide renovar “relación especial” EE.UU-Reino Unido

La primera ministra británica llegó a Filadelfia, donde participó en una reunión del partido republicano. Este viernes se encontrará con Donald Trump.

Un día antes de su esperada reunión en la Casa Blanca con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, participó en un encuentro del Partido Republicano en Filadelfia, donde hizo un llamado al nuevo gobierno estadounidense a renovar su "relación especial” con Gran Bretaña. Asimismo, advirtió sobre los peligros que entrañaría acercarse en demasía a la Rusia de Vladimir Putin.

"Tenemos la oportunidad, incluso la responsabilidad, de renovar la relación especial en esta nueva era", dijo May, quien aseguró que tanto Estados Unidos como Reino Unido tienen una larga tradición de defender juntos sus valores y de apoyar a instituciones como las Naciones Unidas y la OTAN. Además respaldó a Trump al apuntar que algunas de estas instituciones "necesitan una reforma y una renovación para que sigan siendo vigentes".

La premier británica dijo estar "encantada" de que una de las prioridades de la nueva administración sea un acuerdo comercial con Reino Unido. Para ella, éste podría demostrar a la gente que se siente "dejada fuera o abandonada" por la globalización que el libre mercado y el libre comercio pueden aportar mejores empleos y seguridad, y también destacó la importancia de las alianzas multilaterales.

No retirarse del mundo

Sin embargo, May también pidió a Trump que no retire a Estados Unidos del mundo para evitar un "eclipse de Occidente", al tiempo que envió un mensaje a la UE al sostener que si bien Reino Unido se va del bloque, desea que Bruselas tenga éxito. "Con el presidente Putin, mi consejo es relacionarse con él pero tener cuidado", dijo la dirigente, al alertar sobre la creciente "asertividad" de Rusia y China "en los asuntos mundiales".

"Un Estados Unidos más envalentonado, con una confianza renovada, es bueno para el mundo. Un Estados Unidos fuerte y próspero puede liderar en el extranjero. Pero no pueden ni deben hacerlo solos", afirmó May, ofreciendo la ayuda de su país. "Los días del Reino Unido y Estados Unidos interviniendo en países soberanos en un intento de rehacer el mundo a nuestra imagen y semejanza se han acabado. Pero no podemos quedarnos de brazos cruzados cuando las amenazas sean reales”, sostuvo.

DZC (dpa, EFE)

DW recomienda