¿Mató la abstinencia a Amy Winehouse? | Salud | DW | 29.07.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

¿Mató la abstinencia a Amy Winehouse?

Según su familia, la cantante había abandonado súbitamente el consumo de alcohol tres semanas antes de morir. ¿Pudo ello influir en el fatal desenlace? Experta española lo descarta en conversación con Deutsche Welle.

default

La trayectoria de Amy Winehouse estuvo marcada por los problemas con el alcohol y las drogas.

Amy Winehouse descansa ya en un cementerio judío del norte de Londres. Familiares y un reducido círculo de íntimos despidieron esta semana a la cantante de soul británica. Mientras, sus seguidores, conmocionados por la noticia de su muerte, lloran la desaparición de la artista. Un adiós prematuro cuyas causas, hasta el momento, siguen sin conocerse. La autopsia realizada al cadáver de Winehouse no arrojó resultados concluyentes. Así las cosas, habrá que esperar a los análisis toxicológicos, que se conocerán en un par de semanas.

¿La abstinencia del alcohol como posible causa?

Hasta entonces, probablemente, resultará inevitable que especulaciones de lo más diverso intenten explicar el porqué del trágico desenlace. La última, a cargo de su propia familia. Según su padre, Mitch Winehouse, hacía tres semanas que Amy había abandonado por completo el consumo de alcohol. Una súbita abstinencia que, según la versión familiar, habría podido conducir paradójicamente a la muerte de la cantante. Una teoría que diversos medios británicos apoyaban asegurando que los médicos habrían aconsejado a Winehouse abandonar el consumo de alcohol paulatinamente para evitar riesgos para su salud.

Ni la versión de la familia ni la de los tabloides ingleses parecen, sin embargo, sostenerse. Cuando menos, en opinión de la doctora Trinidad Gómez Talegón. Esta experta del Instituto Universitario de alcohol y Drogas de la Universidad de Valladolid, en España, conversó con DW-WORLD. De entrada, Gómez Talegón asegura que, "al igual que con el resto de drogadicciones" a la hora de abandonar el alcohol "se aconseja dejarlo de golpe".

Spanien - Öffentliche Trinkgelage botellon Alkoholmissbrauch

El consumo de alcohol sigue gozando, a menudo, de cierta tolerancia solcial.

Si bien es cierto que la falta súbita de alcohol puede conducir al conocido como síndrome de abstinencia, éste es mucho menos habitual de lo que con frecuencia se cree: "respecto a la abstinencia física, pueden padecerla alrededor de un 10% del total de pacientes". Y, de esos, según Gómez Talegón, apenas la mitad necesitan ingresar en un hospital para tratar los síntomas derivados de la abstinencia. Además, en el caso de Amy Winehouse, la doctora española descarta que sufriera dicho síndrome en el momento de su muerte si es cierta la versión de su padre. "A las tres semanas ya no hay síndrome, éste dura apenas cuatro o cinco días, y los pacientes que son tratados en un hospital suelen estar ingresados alrededor de una semana", sostiene la experta.

"Delirium tremens", el caso más extremo

Pero, ¿se puede morir debido a la abstinencia del alcohol? Por supuesto. De hecho, según la experta española, el del alcohol es "el único síndrome de abstinencia que puede llevar a la muerte". En su grado máximo, el conocido como "delirium tremens", el síndrome de abstinencia del alcohol precisa de ingreso hospitalario. Alucinaciones, fiebre de 40 grados y temblores son sólo algunos de sus síntomas. Que afectan, en todo caso, a menos de un 1% de los pacientes que intentan dejar el alcohol.

Sea como sea, los médicos aconsejan ingresar en un centro hospitalario para controlar todos los síntomas que se puedan derivar del abandono del consumo de alcohol: temblores, sudoración, ansiedad, fatiga, irritabilidad e insomnio son tan sólo algunos de ellos. El consejo de los médicos, sin embargo, acostumbra a chocar con la voluntad de los pacientes. "Hay mucha gente que sigue sin considerarlo un problema tan grave como para tener que acudir al hospital", afirma Gómez Talegón. Ingerir zumos, controlar la alimentación y descansar son algunas de las pautas que se deben seguir en caso de afrontar el periodo de abstinencia en casa.

El alcohol, una droga sin estigma

Virtudes musicales al margen, no se puede obviar la relación de Amy Winehouse con el alcohol y el consumo de drogas. Junto a velas y ramos de flores, botellas de licor y copas de vino completaban estos días la estampa de los improvisados homenajes a la estrella del soul. Una visión del consumo de alcohol, cuando menos, banal, según la experta de la Universidad de Valladolid: "mitificar de esa manera a una persona es casi perjudicial. Muchos jóvenes no llegan a comprender que el alcohol te puede llevar a la muerte".

Y es que, a diferencia de sustancias como la cocaína o la heroína, o incluso el tabaco, el alcohol parece seguir gozando de cierta tolerancia social. Especialmente, entre la juventud. "Entre los jóvenes es normal que uno salga y se emborrache, un porcentaje muy elevado lo hace cada fin de semana", señala Gómez Talegón. Muchos, sin embargo, lo acaban pagando con la vida.

Autor: Emili Vinagre
Editor: Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda