1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Masculino, femenino u otro

No todos los recién nacidos son “niños” o “niñas”. La intersexualidad no es una enfermedad. Con la ley del Matrimonio Gay y la ley de Identidad de Género, Argentina se encuentra a la vanguardia mundial en la diversidad.

Manifestantes se pronuncian contra la mutilación genital.

Manifestantes se pronuncian contra la mutilación genital.

Estimaciones empíricas señalan que uno de cada tres mil nacimientos en todo el mundo corresponde al de una persona intersexual, es decir, cuyos genitales tienen rasgos que los hacen diferentes al promedio de la población. “Tan sólo en Alemania entre 10.000 y 120.000 personas son sexualmente diversas, son parte de nuestra sociedad y merecen todo nuestro respeto”, afirma la diputada socialdemócrata Mechthild Rawert.

La diputada señala que son personas que sufren una discriminación social que adopta muchas formas y que eso debe llegar a su fin. “Respaldamos el derecho a la autodeterminación de las personas intersexuales, y su aspiración a ser reconocidos como son y a vivir una vida sin discriminaciones”, señala Rawert en la convocatoria a un debate sobre la intersexualidad y sobre la necesidad de reconocer los derechos de las personas intersexuales.

Reunión en Berlín del Consejo Alemán de Ética para definir su posición respecto a la intersexualidad.

Reunión en Berlín del Consejo Alemán de Ética para definir su posición respecto a la intersexualidad.

Experiencia argentina

“Hemos venido a transmitir la experiencia argentina en estos años a partir de la sanción del matrimonio igualitario y recientemente de la ley de identidad de género”, afirma Pedro Mouratian, interventor del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI). “En esto Argentina es uno de los países pioneros y es importante que se pueda conocer su experiencia en otras partes del mundo”, añade.

El experto señala que desde que Argentina logró sancionar la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo en el 2010, unas 12.000 personas han regularizado su situación legal y afectiva.

“La ley sobre la identidad de género tiene muy pocos meses, pero desde el 2003 Argentina viene construyendo un país profundamente solidario e igualitario”, afirma el experto. Mouratian, destaca que dicha ley permite que las personas intersexuales puedan modificar su documento de identidad a partir de su autopercepción y de su vivencia. “Se dota a esa persona de igualdad de condiciones, con respecto a los derechos básicos como son la salud, la educación y el trabajo”, señala.

Dicho lineamiento tiene distintos aspectos. “Se abordan las intervenciones quirúrgicas, de cara a las distintas situaciones que se puedan dar, como por ejemplo, si una persona es menor de edad y quiere someterse a un cambio de sexo, se contempla la autorización de sus padres o de una orden judicial”, aclara, pero lo más importante es la equiparación de derechos de estas minorías que fueron segregadas durante tanto tiempo.

Pedro Mouratian, interventor del INADI.

Pedro Mouratian, interventor del INADI.

Alemania: nuevo género sexual

El Parlamento alemán debatió por primera vez sobre la intersexualidad en 2011 y en junio pasado se retomó el debate en el seno de una audiencia pública de la comisión parlamentaria para la familia, las personas mayores, mujeres y jóvenes.

El consenso de las organizaciones que defienden los derechos de los afectados es que la intersexualidad no es una enfermedad ni malformación o trastorno físico. Y las operaciones en los niños que nacen intersexuales son una violación al derecho a la integridad física. La decisión debe ser tomada por los afectados mismos.

En febrero pasado el Consejo Alemán de Ética recomendó que en el futuro las personas intersexuales no se definan como masculino o femenino y propuso la creación de una nueva categoría de definición sexual: “otra”.

El resto de la comunidad internacional se mueve en esa dirección y no es que antes no existieran estas minorías, sino que nunca se las escuchó. “Estamos en un momento en el que la evolución de la sociedad empuja a empoderar a aquellos sectores que siempre estuvieron desprotegidos, una sociedad más igualitaria e inclusiva”, concluye Mouratian.

Autora: Eva Usi

Editor: Enrique López

DW recomienda