1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Mas, cada vez más lejos de volver a gobernar Cataluña

Artur Mas está más lejos de volver a gobernar en Cataluña: el partido anticapitalista CUP, que tiene la llave de su reelección, acordó este domingo (29.11.2015) rechazar de nuevo su investidura como jefe del Ejecutivo catalán. La mayoría de los militantes del partido de izquierda, reunida en asamblea, votó por seguir negociando una alternativa con la coalición que lidera el jefe del Ejecutivo catalán en funciones, Junts pel Sí, pero sin él a la cabeza.

“Seguiremos sentados en la mesa de negociación hasta que nos pongan encima de la mesa un plan de choque, un proceso de ruptura y un candidato a la presidencia que no recaiga en Artur Mas”, dijo el diputado Benet Salelles. La segunda opción más votada fue la de una nueva convocatoria de elecciones en Cataluña, algo que ocurriría de forma automática si el 9 de enero no se hubiera formado gobierno en la región, apenas seis meses de la celebración de unos comicios que fueron convertidos en un plebiscito sobre la independencia de la región.

Este domingo se barajaban, además, otros dos posibles escenarios: investir al mandatario catalán con algunas condiciones o negociar con Junts pel Sí después de las elecciones generales españolas, que se celebrarán el 20 de diciembre. El futuro de Artur Mas está en el aire a raíz del resultado de las elecciones del 27 de septiembre, en las que Junts pel Sí no logró la mayoría absoluta. Desde entonces, la coalición negocia con la CUP, el otro partido independentista del Parlamento catalán.

En las dos primeras votaciones de investidura, los diputados de la formación anticapitalista rechazaron un nuevo mandato de Mas, por lo que se abrió un período de dos meses para llegar a un acuerdo o presentar un nuevo candidato. El jefe del Ejecutivo en funciones puso entonces sobre la mesa varias propuestas, entre ellas, conformar un gobierno “coral” con tres vicepresidentes. Pero la CUP insistió en su rechazo. (dpa)