1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Mario Götze: héroe sin pedestal

Anotar el gol con el que Alemania ganó el Mundial 2014 le garantizó a Mario Götze un lugar en la historia del fútbol, pero esa distinción le ha servido poco al jugador, pues su carrera en vez de progresar se estanca.

El 13 de julio del 2014 el seleccionador alemán Joachim Löw le dijo a Mario Götze: “Ve y muéstrale al mundo que tu eres mejor que Messi”. Entonces corría el minuto 88 de la final del Mundial. Ese fue el momento en el que el joven jugador de apenas 22 años, motivado por esas palabras, ingresó al partido contra Argentina en reemplazo del legendario goleador Miroslav Klose.

En el estadio Maracaná de Rio de Janeiro, 15 minutos más tarde, Götze anotó el gol con el que su selección conquistó la cuarta estrella mundial. Esa noche él fue mejor que Lionel Messi y levantó un trofeo que al argentino le ha sido esquivo. El alemán se convirtió en un héroe deportivo, en su país y en otras latitudes. Del futuro de su carrera solo se podían especular cosas positivas y prometedoras.

Mario Götze empezó la temporada post-Mundial con todo a su favor: el agradecimiento de la afición de todo un país, popularidad internacional, confianza en sí mismo, la certeza de enfrentar el nuevo año como miembro de uno de los mejores equipos del mundo (Bayern Múnich) y la fe de mejorar cada día guiado por el entrenador más famoso del balompié moderno (Pep Guardiola).

El jugador, sin embargo, no puede estar satisfecho con el año que le siguió a su famoso gol en Brasil. Al celebrarse el primer aniversario de la conquista del Mundial, Alemania sigue admirando el talento innegable de uno de los mejores futbolistas que ha producido últimamente, pero al mismo tiempo extraña a una estrella cuyo fulgor solo se aprecia de vez en cuando.

El héroe alemán de Brasil se ha convertido en una víctima prominente de la crítica, el recelo y la desconfianza. En el Bayern ha sido evidente que Pep Guardiola no termina de convencerse de que Götze puede jugar un papel clave en su equipo.

En ninguno de los partidos decisivos para el club de Múnich en la temporada pasada Guardiola le apostó a Götze. Muy por el contrario, su norma fue asignarle al jugador un papel de reparto. Las semifinales de la Copa Alemana (contra Dortmund) y la Champions League (contra Barcelona), terminaron mal para el Bayern, que fue eliminado, y se transformaron en desastre parsonal para Mario Götze, abiertamente desdeñado por su entrenador.

Para complicar aún más la situación, las críticas al futbolista a lo largo de la temporada fueron duras. Sin contemplaciones o miramientos Franz Beckenbauer, el máximo ídolo del fútbol alemán, conminó a Götze a cambiar su actitud: “Es hora de que madure, todavía se comporta como los juveniles, que cuando pierden el balón se quedan parados y no quieren saber más del partido”.

Estadio Maracaná, Rio de Janeiro, minuto 113 de la final del Mundial Brasil 2014: momento histórico para Alemania.

Estadio Maracaná, Rio de Janeiro, minuto 113 de la final del Mundial Brasil 2014: momento histórico para Alemania.

En el Bayern, club que incluso ha contemplado la posibilidad de dejarlo marcharse del equipo en caso de existir una buena oferta, también han censurado severamente a Götze, de quien el directivo Karl-Heinz Rummenigge, en entrevista con el Süddeutsche Zeitung, llegó a decir: “Nosotros queremos ayudarle a mejorar, pero al final él tiene que ayudarse a sí mismo, es su responsabilidad”.

Curiosamente solo en Múnich hay insatisfacción con Götze, y eso pese a su positivo balance de 15 goles y 7 asistencias en la temporada anterior. En la selección campeona del mundo, en cambio, él sigue siendo fundamento del equipo y por eso jugó todos los partidos posteriores al Mundial de Brasil, siendo el tercer máximo anotador alemán en el año 2014/2015.

Volker Struth, el representante de Mario Götze, se ha quejado de la forma en la que tratan al jugador en el Bayern: “Cuando él se siente apoyado, y se le da confianza, es uno de los mejores futbolistas del mundo”, dijo al Bild am Sonntag. El propio Götze acepta estar descontento con su situación, y no oculta que ser un héroe deportivo puede ser un peso muy grande.

En entrevista con la revista 11 Freunde reconoció: “tengo que tener mucho cuidado en no ser reducido como futbolista al gol que anoté en la final del Mundial”. Para Mario Götze el logro de ese objetivo dependerá de que lo utilice Pep Guardiola en el Bayern o de si en otro club tiene mejor suerte y más respaldo.

DW recomienda