1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Marina Silva arremete duramente contra Rousseff en su primer acto de campaña

La candidata socialista empieza su carrera a la presidencia de Brasil en Recife, capital del Estado de Pernambuco, recorriendo uno de sus barrios más pobres.

La candidata a la Presidencia por el Partido Socialista Brasileño (PSB), Marina Silva, dirigió hoy, en su primer acto de campaña tras ser confirmada su candidatura, duras críticas a la actual mandataria y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, al tiempo que exhibía el apoyo de otros grupos políticos. "Puedo garantizar que el PMDB de Pedro Simon no va a faltarnos, que el PDT de Cristovam Buarque no va a faltarnos y que el PT de Eduardo Suplicy no va a faltarnos", afirmó Marina Silva al citar importantes políticos de partidos mayoritarios que han manifestado apoyo a su candidatura.

Durante su discurso, la ex ministra de Medio Ambiente durante el gobierno de Lula rebatió la afirmación de Rousseff que aseguraba que para reducir la inflación, que está por alcanzar el techo de la meta del gobierno de seis por ciento anual, habría que recortar recursos destinados a programas sociales. Según Silva, esa afirmación "es cosa de quien no quiere cortar otras cosas", como los gastos del Estado.

Contra la corrupción

"Si se acaba con el 'toma acá, da acá' (reparto de cargos a cambio de apoyo) en torno de los ministerios, combatiendo la corrupción, seguramente vamos a combatir la inflación manteniendo las prioridades con las políticas sociales", aseveró. "Esto es una cuestión de opciones. El problema es que hay gente que no quiere cambiar las opciones", agregó la candidata, rodeada por centenas de personas que la acompañaron en la caminata que realizó por las calles del barrio Casa Amarela, uno de los más pobres de la ciudad.

Silva, quien se unió a los socialistas el año pasado porque no pudo inscribir su partido Red Sostenibilidad (Rede) para disputar los comicios, irrumpió como un huracán en la campaña electoral tras ser nominada como sucesora del candidato original de los socialistas, Eduardo Campos, fallecido en la ciudad de Recife junto a otras seis personas el pasado 13 de agosto en un accidente aéreo cuyas causas se están investigando.

Según datos del instituto Datafolha divulgados el lunes, Silva obtendría hoy el 21 por ciento de los votos, contra un 36 por ciento de la actual mandataria, y vencería en una eventual segunda vuelta, con 47 por ciento de los votos, contra 43 de Rousseff.

LGC (dpa / EFE)