Maren Koß: “La presión sobre Israel se intensifica” | El Mundo | DW | 07.06.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Maren Koß: “La presión sobre Israel se intensifica”

La presión se acentúa sobre Israel debido a su política de construcción de asentamientos en los territorios ocupados. Ésta hace difícil materializar la solución de dos Estados, explica la politóloga alemana Maren Koß.

Asentamientos israelíes en territorios ocupados.

Asentamientos israelíes en territorios ocupados.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, y su homólogo israelí, Shimon Peres, se reunen este domingo (8.6.2014) en el Vaticano con la máxima autoridad de la Iglesia católica, el papa Francisco, y el líder espiritual de los cristianos ortodoxos, el patriarca Bartolomeo, para rezar juntos por la paz. Sin embargo, nadie espera que ese acto simbólico ponga fin al conflicto entre palestinos e israelíes de la noche a la mañana. Ni siquiera Pierbattista Pizzaballa, supervisor vaticano de los lugares santos en el Cercano Oriente.

“Sería ilusorio contar con que después de esto surja la paz en Tierra Santa”, afirmó Pizzaballa. La politóloga alemana Maren Koß, del Instituto Alemán de Estudios Globales y Regionales (GIGA) de Hamburgo, coincide con el funcionario italiano. Pero, en entrevista con DW, Koß sugiere que la presión internacional aumenta sobre Israel para que se siente a negociar con el nuevo Gobierno de coalición palestino –integrado por Al Fatah y Hamas– y suspenda su política de construcción de asentamientos en los territorios ocupados.

Deutsche Welle: ¿Por qué anuncia Israel que construirá nuevos asentamientos, justo cuando los palestinos deciden formar un Gobierno de coalición? ¿Qué motivos hay detrás de esa decisión?

La politóloga Maren Koß, del Instituto Alemán de Estudios Globales y Regionales (GIGA) de Hamburgo.

La politóloga Maren Koß, del Instituto Alemán de Estudios Globales y Regionales (GIGA) de Hamburgo.

Maren Koß: El anuncio del Gobierno israelí es precisamente una reacción a la noticia de que los palestinos formarían un Gobierno de coalición. Los israelíes desaprueban esa alianza porque Hamas, que es considerada por Israel como una organización terrorista, es parte de ella. De poco ha servido que los palestinos aclaren que el suyo será un Gabinete tecnocrático en el que no figura ni un solo miembro de Hamas.

Cabe acotar que la idea de seguir construyendo asentamientos en los territorios ocupados no es aprobada unánimemente. Por un lado, la ministra de Justicia israelí, Tzipi Livni, describió ese plan como un error porque es una provocación que dificulta enormemente la continuación del proceso de paz con los palestinos, porque los asentamientos despedazan a Cisjordania y hacen difícil materializar la solución de dos Estados.

Por otro, los judíos religiosos ganan cada vez más influencia, en la sociedad israelí y en el seno del Gobierno. El partido religioso-nacionalista Hogar Judío está representando en el Gobierno y su presidente, Naftali Bennett, exige que el territorio israelí absorba algunas zonas de Cisjordania. Y Bennett es sólo uno de los políticos que apoya la idea de continuar construyendo asentamientos en los territorios ocupados.

Aún cuando los ultraortodoxos no están representados en el actual Gobierno, es difícil imaginar que Israel detenga la construcción de asentamientos durante sus negociaciones con los palestinos sin que el Gobierno israelí se desmorone.

¿Podría ahondar en lo que respecta a la excesiva fragmentación de Cisjordania y su efecto sobre la ‘solución de dos Estados’?

La exagerada segmentación de Cisjordania me hace dudar que la solución de los dos Estados sea viable a corto plazo. Cisjordania está dividida en diferentes zonas; en unas sólo hay palestinos, otras son controladas tanto por palestinos como por israelíes y en otras sólo hay israelíes. Pero Israel interviene –mediante redadas, por ejemplo– hasta en las áreas administradas por la Autoridad Nacional Palestina.

Y aún si se llegara a la solución de los dos Estados, es poco probable que se desmonten los asentamientos de Cisjordania. Lo que sí sería posible es eliminar los bloques de viviendas más pequeños que han florecido alrededor de los asentamientos más grandes. Algunos colonos judíos se han mostrado dispuestos a abandonar sus asentamientos si el Gobierno de Israel les ofrece compensaciones económicas razonables.

¿Cómo es percibido el Gobierno israelí en la arena internacional?

Las críticas de Estados Unidos y Alemania a la política de asentamientos de Israel se ha intensificado mucho en los últimos años. Justo ahora, cuando los palestinos de Al Fatah y Hamas deciden formar un Gobierno de coalición y hacer concesiones de cara a Israel, los israelíes empiezan a sentir una gran presión sobre sus hombros. Ni la Unión Europea ni Estados Unidos quieren volver a cometer los errores de 2006.

En aquella ocasión, Hamas ganó las elecciones en la Franja de Gaza y se rompieron varios vínculos con esa región de Palestina. Ahora, la Unión Europea y Estados Unidos quieren mantenerse abiertos al diálogo y seguir negociando la paz con miras a que los recursos económicos sigan fluyendo hacia las arcas del Gobierno palestino. Este nuevo posicionamiento de sus aliados tradicionales es criticado por Israel.

Otra manifestación de la presión que se está ejerciendo sobre Israel es el boicot europeo de productos fabricados en los asentamientos o el hecho de que la reducción de aranceles negociados entre la Unión Europea e Israel no apliquen para los productos fabricados en los territorios ocupados. Estos boicots perjudican a la economía israelí porque muchos colonos viven de lo que producen y fabrican. Esto a su vez hace que el Gobierno israelí sienta presiones que vienen de abajo.

DW recomienda