Marchan contra polarización educativa en Chile | América Latina | DW | 08.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Marchan contra polarización educativa en Chile

Unos 80.000 estudiantes marcharon en Chile exigiendo educación pública gratuita y de calidad al gobierno del presidente Sebastián Piñera.

"Si no presionamos, los cambios no van a llegar y seguirá la segregación que existe en la educación", dijo el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica, Diego Vela.

Los jóvenes, disfrazados, bailando y con pancartas llamando "a no vender la educación" avanzaron por la capital bajo un férreo control policial, desplegado en decenas de cuadras.

Cientos de jóvenes fueron sometidos a revisiones policiales antes de que comenzara la marcha, la que derivó en enfrentamientos aislados con las fuerzas de orden.

Piñera, con su popularidad en baja en la antesala de los comicios presidenciales y legislativos de noviembre, descartó acceder a las peticiones de los jóvenes.

"El dinero de todos los chilenos no puede pagar la educación a los más ricos", aseveró el mandatario.

Por su parte, el candidato presidencial del Partido Progresista, Marco Enríquez Ominami, retrucó que la gratuidad y la integración educacional debieran ser el horizonte de la política a futuro.

Habla Bachelet

Asimismo, la ex-mandataria socialista Michelle Bachelet, favorita para las elecciones de fin de año, sostuvo que hay que avanzar en la gratuidad, pero descartó que ésta beneficie a los ricos.

En Chile, debido a reformas impulsadas en la dictadura militar (1973-1990), el Estado perdió progresivamente su lugar en la educación e incluso las universidades públicas comenzaron a cobrar.

Hoy, sólo el 36 por ciento de la educación escolar es pública y una cifra similar en el nivel universitario, según cifras oficiales.

Por tanto, las familias deben pagar hasta 900 dólares mensuales en las universidades públicas para que sus hijos estudien, lo que los obliga a endeudarse o postular a becas, si pertenecen a los segmentos más pobres de la población.

En Chile, en los hogares más pobres sólo un 65 por ciento de los jóvenes logra terminar el colegio antes de los 24 años, según cifras oficiales.

Al contrario, en los hogares más ricos los jóvenes de ese grupo de edad han tenido uno a dos años de estudios superiores a esa misma edad.

Chile, país miembro de la OCDE y con un ingreso per capita por paridad de compra que bordea los 20.000 dólares, presenta una desigual distribución de los ingresos.

Por ejemplo, las 300 familias más ricas acaparan el 11 por ciento de los ingresos del país, donde existe prácticamente pleno empleo.

Además, el 20 por ciento más rico de los hogares obtiene más ingresos mensuales que todo el otro 80 por ciento de sus compatriotas.

EL(dpa, La Tercera)

DW recomienda