1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Malasia busca un acuerdo regional para los refugiados

El país prevé iniciar una ronda de contactos con Tailandia e Indonesia para abordar la crisis de inmigrantes que afecta a los tres países y presionar a Birmania para que se implique en un acuerdo regional.

Unos 2.500 inmigrantes indocumentados han desembarcado desde la semana pasada en estos tres países, pese a los intentos por mantenerlos alejados de su litoral, lo que les ha costado críticas de la ONU y organizaciones humanitarias. Gran parte de los inmigrantes son rohingya, una minoría musulmana que huye de la persecución que sufre en Birmania, país que no les reconoce la ciudadanía y del que zarpan muchos de los barcos que operan las redes de tráfico de personas.

El ministro malasio de Exteriores, Anifah Aman, dijo que se reunirá con sus homólogos indonesio el lunes (18.05.2015) y tailandés el miércoles (20.05.2015), para acordar una propuesta en el marco de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), con el fin de presentarla a Birmania. Anifah, que se reunió este domingo con su homólogo de Bangladesh, no descartó la convocatoria de una reunión de emergencia de la organización multilateral, en la que los cuatro países son socios, y que este año está presidida por Malasia.

Birmania se desentiende

"Como presidentes de ASEAN queremos discutir este problema a fondo para poder resolverlo. Espero que Birmania se siente con nosotros para encontrar soluciones antes de acudir a un nivel internacional", dijo hoy (17.05.2015) Anifah, según el diario The Star. De momento, Malasia, Tailandia e Indonesia mantienen su política de bloquear el acceso a su litoral a estos barcos, en los que según la ONU, podría haber atrapados unos 6.000 inmigrantes, si bien en algunos casos se les ha facilitado agua, comida, y combustible.

"Estamos preocupados por las condiciones de esos rohingya en los barcos y los estamos asistiendo con la ayuda de ONGs. Pero, por ahora, no podemos admitir a un grupo tan grande de refugiados. No hay ningún otro país que esté dispuesto a aceptarlos", añadió Anifah. Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), unas 25.000 personas zarparon en barcos desde Bangladesh y Birmania durante el primer trimestre de 2015, el doble del número registrado en el mismo periodo de 2014.

Hasta ahora Birmania se ha desentendido de la crisis y ha puesto en duda su participación en una reunión convocada por Tailandia el 29 de mayo, a la que han sido invitados varios países de la región y agencias internacionales para debatir posibles soluciones.

MS (efe/ape)