1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz 2014

La adolescente pakistaní fue galardonada junto al activista indio Kailash Satyarthi. Ambos luchan por los derechos de los niños.

En apenas 17 años, la vida de la joven activista pakistaní Malala Yousafzai ha pasado por experiencias dignas de una vida más extensa. Luchadora y combativa, Malala puso sus fuerzas en la exigencia de derechos civiles en su país, sometido en algunas regiones por los talibanes, agitando la bandera de la educación para las mujeres. Ese activismo le costó un ataque por parte de un miliciano del PTT, un grupo terrorista vinculado a los talibanes, que le disparó en reiteradas ocasiones.

Malala fue operada y tratada en Reino Unido, donde continuó su lucha. La fuerza de sus argumentos y el poder de su mensaje hicieron que este viernes (10.10.2014) el Comité Nobel de Noruega le entregara el premio Nobel de la Paz, galardón que también recibió el indio Kailash Satyarthi, presidente de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil. El comité explicó que ambos merecían el premio “por su lucha contra la opresión de los niños y los jóvenes y por el derecho de todos los niños a recibir educación”.

Kailash Satyarthi.

Kailash Satyarthi.

El Comité, que hizo entrega del honor en Oslo, añadió que “es importante mencionar el punto de que un hindú y una musulmana, un indio y una pakistaní, se unan en un esfuerzo común por la educación y en contra del extremismo”. Malala se convierte, de esta forma, en la persona más joven en haber recibido un Nobel. La marca anterior era del científico australiano Lawrence Bragg, quien tenía 25 años cuando recibió el Nobel de Física, en 1915.

Malala, en el colegio

Satyarthi, de 60 años, ha mantenido la tradición de Mahatma Gandhi y ha encabezado varias formas pacíficas de protesta, “centrándose en la grave explotación de niños con fines comerciales”, apuntó Thorbjoern Jagland, presidente del Comité Nobel noruego. “Se calcula que hay 168 millones de niños trabajadores en el mundo. En 2000 la cifra era 78 millones más grande. El mundo se ha acercado a la meta de eliminar el trabajo infantil”, dijo Jagland.

Al momento de entregarse el premio, Malala estaba en la escuela, informó su portavoz. “Como es normal, Malala está en el colegio”, dijo la mujer. La joven asiste a un recinto en Birmingham, donde su familia se instaló tras el ataque que sufrió la adolescente en 2012. El premio, que otorga 1,1 millones de dólares a los ganadores, será entregado en Oslo el próximo 10 de diciembre, cuando se cumple el aniversario de la muerte del industrial sueco Alfred Nobel, quien fundó el premio.



DZC (EFE, AP, Reuters, AFP)

DW recomienda