1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Macron y el reto de las reformas

El nuevo presidente francés, Emmanuel Macron lanza una controvertida reforma laboral. Las preguntas y respuestas más importantes.

Emmanuel Macron

Emmanuel Macron

¿Qué significa esta reforma para Macron?

Es su primer y mayor proyecto político y también su primera prueba. Por ello la coloca directamente al comienzo de su gestión. Si triunfa en esta prueba, podrá seguir gobernando con mayor autoridad. Si fracasa en el conflicto previsible con los sindicatos, seguramente ya no se recuperará en el resto de su mandato. Macron ya presentó su plan de reforma en la campaña electoral. Así que no puede haber sorprendido a nadie.

¿Por qué es tan importante la reforma?

¿Podrá cumplir Macron con las promesas de su campana electoral?

¿Podrá cumplir Macron con las promesas de su campana electoral?

El desempleo en Francia se mantiene desde hace años en un 10%. Es el doble que en Alemania. Constituye una carga significativa para el presupuesto y además envenena el clima social. El problema es el desempleo estructural, es decir aquel desempleo que es independiente de cambios coyunturales. Ese tipo de desempleo sólo puede ser reducido a través de reformas estructurales. Los amplios derechos de los trabajadores en comparación con otros países industrializados son considerados un obstáculo para el crecimiento económico. Aquí es donde Macron quiere cambiar las reglas.

¿De qué se trata exactamente?

Se trata de dar a los empresarios un incentivo para facilitar las contrataciones y los despidos. Para eso hay que crear un sistema laboral más flexible. Para poder tener en cuenta la situación particular de cada empresa, los convenios colectivos de trabajo deberán ser acordados a nivel de empresa y no para todo el ramo industrial. Sin embargo, no se quiere tocar la semana laboral de 35 horas que según los empresarios y muchos políticos conservadores también debería ser abolida.

Jean-Luc Menechon: No vamos a ceder ni una pulgada

Jean-Luc Menechon: "No vamos a ceder ni una pulgada"

¿De dónde viene la resistencia?

Cuando el predecesor de Macron, François Hollande, intentó en 2016 una pequeña reforma del mercado laboral, cientos de miles salieron a las calles a protestar. Refinerías tuvieron que cerrar y en las gasolineras hubo largas colas. Algo parecido le podría pasar también a Macron. El sindicato moderado CFDT califica la huelga como último recurso, mientras que el sindicato izquierdista CGT califica la reforma como un ataque a los derechos laborales y convocó una huelga general para el 12 de septiembre. El político izquierdista y derrotado candidato presidencial Jean-Luc Mélenchon ya amenazó con una "lucha social" en el caso que Macron limite los derechos de los trabajadores. "No vamos a ceder ni una pulgada", dijo Mélenchon en un reciente discurso en Marsella. 

¿Así que habrá una confrontación?

Macron quiere evitarla y cooperar estrechamente con los sindicatos. Debido a las altas cifras de desempleo, existe también un creciente apoyo para las reformas entre los franceses. Según una encueta de la aseguradora Allianz, un 47% aboga por cambios sustanciales. Un 38% aboga por lo menos por una "reforma gradual".  Por lo tanto, las posibilidades de poder lograr reformas son mejores que nunca. Si los franceses tienen la impresión de que Macron intenta pasar su reforma con presión y por la fuerza, seguramente se movilizará una fuerte resistencia contra ella. Por lo tanto, el nuevo Gobierno tiene que ser muy cuidadoso.

DW recomienda