Música sin etiqueta | Música | DW | 15.07.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

Música sin etiqueta

Las propuestas del trompetista y compositor Markus Stockhausen se dirigen a oyentes inquietos, que desean internarse por un universo sonoro libre, capaz de abrazar lenguajes y estilos de cualquier época y lugar.

Markus Stockhausen tocando la trompeta

Markus Stockhausen es trompetista y compositor

El sábado 16 de julio actúa en España junto al grupo de percusionistas Neopercusión. Se trata de un concierto de "música intuitiva”. Así define Markus Stockhausen su forma de abordar el hecho sonoro. El espectador se ve envuelto en una vivencia única, transportado por el intuitivo fluir de la improvisación libre y la experimentación. El concierto "Intuitive Sounds" de este fin de semana partirá del encuentro entre los eclécticos músicos de Neopercusión y el carismático trompetista y compositor alemán. La fusión de sus respectivas trayectorias artísticas convergerá en un territorio sin fronteras marcado por su sensibilidad como músicos.

Un apellido que deja huella

El apellido Stockhausen contiene numerosas implicaciones para quien se halle más o menos familiarizado con el mundo de la música contemporánea. La carga intelectual del discurso creativo de Karlheinz Stockhausen (1928-2007), combinada con su gigantesca personalidad, ha proyectado una alargada sombra sobre los compositores europeos de la segunda mitad del siglo XX.

Karlheinz Stockhausen, en un fotograma de la película Momente, de Luc Ferrari

Karlheinz Stockhausen, padre de Markus, en un fotograma de la película "Momente", de Luc Ferrari

La polémica lo rodeó hasta los últimos años de su vida, cuando realizó unas declaraciones sobre los atentados del 11-S en las que, supuestamente, apreciaba las cualidades artísticas de aquel acto terrorista. Según él, aquellas palabras fueron malinterpretadas por los periodistas, pero el episodio hizo correr ríos de tinta en la prensa y lo marcó hasta sus últimos momentos. A día de hoy, tanto su ingente obra, como su pensamiento siguen generando atención entre músicos y artistas.

Música intuitiva

Su hijo Markus colaboró estrechamente con él durante 25 años, pero ahora sigue una senda propia, libre de las implicaciones estéticas paternas, pero fuertemente arraigada a la forma genuina en que su progenitor abordaba la música. La versatilidad de Markus lo ha llevado a integrar estilos muy diversos en sus propuestas, que escapan a cualquier clasificación. “Música intuitiva” es su forma de definirlas.

Deutsche Welle: ¿Cree usted en las etiquetas aplicadas a la música? En tal caso, ¿cómo definiría la suya?
Markus Stockhausen: No me gustan especialmente, pero no puedo negar que mi música suena a veces como jazz, otras como contemporánea, clásica y del mundo. Vivo en el momento presente y hablo diferentes idiomas dependiendo de los intérpretes de los que me rodee. Lo más importante es lo que se expresa con la música.

Markus Stockhausen en el escenario

Markus Stockhausen en el escenario

¿Cómo describiría el concepto “música intuitiva”?
Se trata de un desafío sonoro, porque todo se decide sobre la marcha. Por ello precisamente se trata de algo muy gratificante. Va más allá de la improvisación, que tiene lugar sobre algo ya determinado: un estilo, una canción, un ritmo, un patrón armónico…La música intuitiva no tiene fronteras. Suena fresca en el preciso instante en el que se toca. Exige que el intérprete extraiga lo mejor de sí mismo, tanto del aspecto técnico, como de su fantasía y su espíritu creativo. Hay que tener una mente abierta para ser capaz de percibir lo que está más allá de los límites individuales, porque a veces suenan cosas que uno no creía que estuvieran dentro de sí, cosas que uno no hubiera imaginado componer o imaginar.

¿Y qué papel juega la luz dentro de esas propuestas sonoras?
La luz amplifica el poder de expresión de la música. He tenido ocasión de trabajar con excelentes diseñadores de iluminación, como Rolf Zavelgerg. También con ellos se produce una colaboración a nivel intuitivo.

¿Qué aporta a su música el uso de la electrónica?
Durante muchos años he trabajado este aspecto. Mi intención es extender el sonido, ayudar a que se abra una nueva dimensión musical, más amplia, tanto en el sentido temporal como en el espacial.


¿Es consciente de que sus propuestas pueden ser interpretadas como reacción al trabajo de su padre?
La gente puede pensar y decir lo que desee sobre mi música. El estrecho trabajo con mi padre me ha influido enormemente y me siento afortunado por haber tenido esa oportunidad. Ahora sigo mi propia senda, pero inevitablemente mis raíces están ahí, aunque no siempre se muestren de forma evidente. Mi padre tenía una forma genuina de aproximarse a la música a todos los niveles y eso ha supuesto para mí una enseñanza inmensa.

¿Qué puede anticipar de su concierto el sábado 16 de julio en Madrid junto al grupo Neopercusión?
Es hermoso que me inviten a tocar músicos tan magníficos como ellos. Juntos exploraremos nuevas posibilidades sonoras. Yo aportaré mis experiencias como músico intuitivo y ellos la excelencia de sus interpretaciones. Se trata de una aventura de resultado impredecible.

Autora: María Santacecilia
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda