1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

Música fácil para las masas: de la opereta a Eurovisión

Una exposición en Bonn y el Festival de Eurovisión en Belgrado celebran el gusto europeo por la música popular de canciones pegadizas y letras de amor. ¿Anticuada, alienada, de bajo nivel? Quizás, pero aún latente

default

Disco de Roy Blaeck: una exposición en Bonn repasa la historia de la música popular en Alemania.

Julio Iglesias, Raphael, Perales. Los alemanes también tienen sus equivalentes y cuentan además con un término para definir este estilo musical: schlager. Quien ama el schlager lo reconoce de inmediato. Quien lo odia también.

Difícil resulta la simple definición de quién es o qué es un schlager. En español falta incluso la palabra misma. En alemán procede del verbo “einschlagen”, que significa algo así como “imponerse de inmediato”, “llegar para vencer”. La raíz de este término es otro verbo: “schlagen”, es decir, “golpe”, análogo por lo tanto al “hit” anglosajón.

Y, en cualquier caso, ni sus enemigos pueden negar que el hoy despreciado schlager fue en su día, y es todavía a veces, un éxito. Bajo el título “Melodías para millones- El siglo del schlager”, la Casa de la Historia de Bonn hace un repaso por los rincones más íntimos del alma musical germana.

El origen en la opereta

Eröffnung der Schlager Ausstellung in Bonn Silbereisen und Heck

Los presentadores alemanes Florian Silbereisen (izq.) y Dieter Thomas Heck, frente a un cartel de "Melodías para Millones".

El schlager requiere de una melodía fácil, contagiosa, y de letras que hablan, por lo general aunque no sólo, de amor, de relaciones o de las penas que éstas acarrean. Como el llamado easy listening estadounidense, la tendencia al sentimentalismo convierte al schlager en digerible para el gran público.

Por otro lado, el secreto de su supervivencia reside en saber adaptarse rápidamente a los gustos de cada época, asimilando las influencias del country, el folclore nacional e incluso elementos del jazz light. Como reza la presentación de la exposición de Bonn: “el schlager refleja las transformaciones en la sociedad y en la mentalidad, y reacciona a las corrientes políticas y sociales”. “El schlager transporta emociones, pero también el espíritu de su época”, explica Hanno Sowade, uno de los organizadores del evento.

Eröffnung der Schlager Ausstellung in Bonn Heino und Drews

Los cantantes Jürgen Drews (izq.) y Heino, en Bonn.

Los primeros schlager proceden de Viena: son melodías extraídas de las operetas que dan el salto (“schlagen ein”) al resto de Europa en el siglo XIX. La repercusión de este fenómeno de masas dependerá absolutamente del desarrollo de los medios de difusión: de la radio, el cine y los discos.

La Casa de la Historia de Bonn guía al visitante a través de los hits alemanes desde la República de Weimar hasta nuestros días.

Un milagro

El régimen nazi, con su infalible ojo para la manipulación de las masas, reconoció pronto el potencial del schlager e hizo uso de él en pro de la estabilidad y la glorificación del sistema. Al mismo tiempo, los protagonistas judíos del género, como el compositor Werner Heymann y el autor Robert Gilbert, o tres de los integrantes del grupo Comedian Harmonists, tuvieron que abandonar el país.

Bildgalerie Zarah Leander 100 Jahre Filmszene Bild 4

Zarah Leander.

El título de una de las canciones de este musical de 1942 suena casi surrealista en el contexto de la II Guerra Mundial: Ich weiss, es wird einmal ein Wunder geschehen, es decir, “sé que un día sucederá un milagro”. Para Leander será éste uno de los mayores éxitos de su vida.

Del comunismo al ocaso del schlager. ¡Siga leyendo!

En la década de los 40, otro autor, Bruno Balz, fue detenido por la Gestapo, acusado de homosexualidad. La cantante Zarah Leander y el compositor Michael Jary, sin embargo, no tenían inconveniente en dejarse ver junto al ministro de propaganda, Joseph Goebbels. Con la excusa de que los textos de Balz eran imprescindibles para poner música a la película Die grosse Liebe ( El gran amor), protagonizada por Leander y financiada por el nacionalsocialismo, el escritor fue liberado.

DW recomienda