1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Diga usted

Música alta, política alemana, Fukushima y Libia

El peligro de escuchar música alta, la situación política de Guido Westerwelle, Fukushima y Libia son temas de interés para nuestros usuarios.

default

Escuchar música alta con auriculares puede causar daños auditivos irreparables.

Comprobado: la música a volumen demasiado alto daña el cerebro

Es peligroso, según el artículo, más de 80 decibeles. Por tanto, creo que actualmente en las iglesias evangélicas deberían de advertir del posible daño que se puede causar con el tiempo al sistema auditivo. Siempre creí que el alto volumen de parlantes podría tener consecuencias, así es que asistiremos a una iglesia pequeña que no los tenga.
Jorge Alberto Castro Linares, San Salvador

La música debe escucharse alta para poder disfrutar de ella. Sí es verdad que puede ser peligroso para los oídos, y de hecho hay cada vez más gente joven con problemas de audición. Creo que hay que darle muchos periodos de silencio largos a nuestros oídos. Antonio Alvarez, España

Ministro de Exteriores alemán cederá jefatura del Partido Liberal

Realmente desconozco los entretelones de las decisiones de este ministro con las demás autoridades alemanas, pero sí digo que el mundo está viviendo una etapa de desestabilización tan grande y profunda que iguala al sismo y sus réplicas acontecidos en diversos países del planeta. Las políticas a seguir tan extremas, las ambiciones desmedidas de sus gobernantes, las poblaciones que andan a la deriva tironeadas por los políticos y los sindicalistas, las mentiras e hipocresías para obtener votos… Realmente, en este momento, es muy, pero muy difícil no equivocarse al emitir un voto en las elecciones nacionales. Apoyen a los pueblos que, como Libia, están sumergidos y reprimidos por tiranos que además son crueles para mantener su dominio.
Andrelina Vera, Uruguay

Fukushima: se teme nube radiactiva sobre Tokio

No soy Dios, pero del sentido común se deriva que si el tiempo de solución se extiende mucho y si el punto de referencia es Chernobyl, estamos todavía con un drama de final abierto. Tampoco hay que olvidarse del desastre de la BP en el Golfo de México y del efecto invernadero del CO2. Por ello, la energía atómica con fines pacíficos no es barata, puesto que hay que tener un diseño impecable, un control riguroso y una calidad de ejecución impecable. En la Argentina tenemos una central Siemens de muchísimos años y tuvo accidentes menores. Detrás de Los Verdes y de los detractores de la energía atómica están los consorcios petroleros.
Jorge, Argentina

Libia: ¿la solución no será militar?

Es lógico pensar que se debe proveer de armas a los rebeldes libios, si no cómo piensan que pueden luchar contra un ejercito que está bien armado. Y hay que considerar que, si la OTAN y USA se metieron en este problema, tenían que haber considerado todas las necesidades y acciones que tenían que tomar, y no hacer un poco de bombardeos y parar. Esta acción se ve muy mal y, si van a seguir así, es mejor que la OTAN se retire.
Rodrigo Dávila, Ecuador

Ninguna guerra es buena, y ya existen suficientes problemas en el planeta como para crear otros; tampoco las dictaduras son buenas para la humanidad. Mejor ya no metan manos por que lo que realmente buscan son los yacimientos de petróleo. Nuestra guerra civil duró doce años y la guerra es dura, aún padecemos secuelas tras el conflicto, y al final los cambios buscados no fueron como se esperaban.

René Guillermo R., El Salvador


Sus comentarios, opiniones y críticas son siempre leídos con atención. No se garantiza una respuesta personalizada. DW-WORLD se reserva el derecho a publicar sin aviso previo las opiniones de sus usuarios, adaptadas y no siempre completas. Las opiniones vertidas en esta página son de exclusiva responsabilidad de quienes las han enviado.

¿Desea saber más sobre los temas de opinión? Cliquee en los artículos que figuran abajo y compártalos con otros lectores. Su opinión nos interesa. ¡Escríbanos!

Recopilación: Rosa Macías

Editor: Enrique López

DW recomienda