1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

México licita explotaciones petroleras que supondrán ocho mil millones en inversiones

En el proceso participaron veinte empresas y se asignaron contratos a diez de ellas, todas de nacionalidades distintas. Un tercio de las quince zonas ofertadas, sin embargo, no fueron asignadas.

México adjudicó este lunes diez de los 15 bloques petroleros ofertados para exploración y producción en aguas poco profundas del Golfo de México dentro de la primera fase de la ronda dos de licitaciones. Los contratos suponen inversiones estimadas en 8.200 millones de dólares durante los próximos 30 a 40 años. Los bloques tienen recursos prospectivos de 1.587 millones de barriles de petróleo crudo equivalente y un tamaño promedio de unos 590 kilómetros cuadrados, de acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía. Se espera que empiecen a producir crudo y gas en cuatro años.

El secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, expresó en rueda de prensa la satisfacción del Gobierno por haber adjudicado dos tercios de los contratos, una proporción "muy alta" teniendo en cuenta que "los precios del mercado del crudo no son óptimos; se han recuperado, pero no lo suficiente". Y se felicitó también por la diversificación, ya que hay diez nacionalidades diferentes entre los adjudicatarios.

El Ente Nacional de Hidrocarburos de Italia (INE) fue el que obtuvo mayor número de contratos, con tres de los 15 bloques. Pemex, la petrolera estatal mexicana, obtuvo en asociación con la alemana DEA Deutsche el área dos en la provincia geológica de Tampico-Misantla, además del área ocho con la colombiana Ecopetrol en Cuencas del Sureste. Entre los ganadores figuran además la española Repsol, la rusa Lukoil International, la estadounidense Total E&P junto con la británica Shell, la también británica Capricorn Energy y PC Carigali, de Malasia.

La licitación bajo la modalidad de producción compartida es la primera de la Ronda 2 de la reforma energética puesta en marcha en 2013 por México para abrir el sector energético al capital privado, después de más de 70 años de monopolio de Pemex. "El Estado estará recibiendo, en promedio, entre 77,4 por ciento y 83,9 por ciento de las utilidades generadas en los contratos adjudicados, así como un pago en efectivo por 30 millones de dólares derivado de un empate en el área contractual 9", informó la Secretaría de Hacienda.

LGC (dpa/EFE)

DW recomienda