1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Médico liberiano muere de ébola a pesar de tratarse con ZMapp

Japón ofrece como alternativa un medicamento para la gripe que podría ser efectivo contra el ébola, mientras una empresa canadiense consigue una vacuna que funciona en primates.

Abraham Borbor fue uno de los tres médicos a los que se les suministró Zmapp en Liberia. Contrajo la enfermedad al estar tratando pacientes en el Centro Médico John F. Kennedy, en la capital del país africano. El ministro de Información, Lewis Brown, consideró un gran golpe la muerte de Borbor, ocurrida en la noche del domingo. "Ayer estaba caminando y los doctores tenían esperanza de que su recuperación sería total", lamentó.

Los estadounidenses Kent Brantly y Nancy Writebol, que trabajaron en el área de la salud en Liberia y resultaron infectados por el virus, se recuperaron luego de recibir ZMapp y ser trasladados a Estados Unidos. En cambio, en el caso del sacerdote español Miguel Pajares el medicamento no tuvo efecto, posiblemente por habérsele administrado demasiado tarde.

En búsqueda de una cura

La empresa canadiense Immunovaccine ha informado hoy de avances en su carrera por conseguir una vacuna contra la enfermedad. Según la compañía, con sede en Halifax, cuatro monos que habían recibido un medicamento experimental sobrevivieron a su infección con el virus del ébola. Las pruebas fueron realizadas en los Institutos Nacionales de Salud del Departamento de Salud de Estados Unidos, situado en Maryland.

Por otra parte, Japón ofreció hoy un nuevo medicamento que podría servir para combatir el virus. Siguiendo la solicitud de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el gobierno pondrá a disposición el fármaco Favipiravir, dijo el portavoz Yoshihide Suga. Fabricado por la farmacéutica Toyama Chemical, el preparado está autorizado en Japón contra la gripe y en un reciente estudio alemán en ratones fue efectivo también contra el ébola.

La utilización de un medicamento ya autorizado del que existen reservas sería una solución al problema de la escasez de fármacos experimentales como ZMapp, desarrollado en Estados Unidos.

LGC (dpa / Reuters)