1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Más posibles colaboraciones entre la NSA y Alemania

En colaboración con la inteligencia estadounidense, una estación de escuchas del servicio de inteligencia alemán se utilizó para espiar conversaciones de altos funcionarios franceses y de la Comisión Europea.

Los servicios de inteligencia alemanes ayudaron a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EEUU en el espionaje al Gobierno francés y a la Comisión Europea (CE), según informaciones difundidas hoy (29.04.2015) por el diario Süddeutsche Zeitung. De acuerdo con ese medio, que se remite a investigaciones internas de la Cancillería alemana, la base de escuchas del Servicio Federal de Información (BND) en Bad Aibling, Estado de Baviera, cooperó con la NSA en el seguimiento de altos funcionarios del ministerio de Exteriores francés, de la sede presidencial y de la CE.

La información de ese rotativo se produce después de que la semana pasada saliera a la luz, asimismo en medios alemanes, que el BND había cooperado desde 2008 con la NSA en la observación de grandes empresas europeas, así como de políticos. La cuestión reabrió la controversia en torno a los límites del espionaje entre aliados, así como acusaciones por parte de la oposición a las filas gubernamentales de haber mentido al Parlamento.

Lista de objetivos de espionaje

Los servicios de inteligencia de la Cancillería transfirieron importantes documentos al respecto a la comisión investigadora del Parlamento, creada hace dos años para esclarecer el espionaje de la NSA en territorio alemán. De acuerdo con las informaciones difundidas en los días pasados, la NSA envió durante años al BND su lista de objetivos de espionaje, pero el Gobierno alemán no trató de impedirlo. Berlín ha sostenido reiteradamente que la colaboración entre ambas inteligencias había evitado varios ataques terroristas, aunque no aportó detalles al respecto.

Las relaciones bilaterales entre Alemania y EEUU se enturbiaron dos años atrás, a raíz de las revelaciones del exanalista de la CIA Edward Snowden, según las cuales EEUU mantuvo pinchado durante años un teléfono móvil de la canciller alemana, Angela Merkel, y practicó el espionaje masivo tanto a políticos como a ciudadanos corrientes, en Alemania y en otros países aliados. Por otro lado, los informes aseguran que no se registraron labores de espionaje económico de envergadura. Según las informaciones recabadas hasta el momento, algunas compañías se vieron afectadas en el marco del monitoreo de los servicios estadounidenses, al buscarse indicios de exportaciones ilegales.

MS (efe/dpa)